María Gómez M.
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), en conjunto con la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne) y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), buscan rutas adecuadas para posicionar la carne nicaragüense en el mercado europeo. Para ello, están trabajando con fincas segregadas con ganado de calidad.

“Estamos trabajando con el ternero de calidad para tratar de que a esos terneros les cambien la modalidad de alimentación y cambien su sistema de rumen, para que lleguen a menos de un año pesando más de 200 kilos”, indicó Ronald Blandón, gerente general de Conagan.

Hasta el momento tienen un proyecto piloto en Wiwilí y Pantasma, donde le enseñan al productor cómo cuidar su ganado.

Sin embrago, los ganaderos tienen el temor de que se comercialice carne traída desde Uruguay por su bajo precio. “Este es un peligro latente para los ganaderos, porque ya hay iniciativa y tentativa que entre carne uruguaya y colombiana a Centroamérica”, aseguró Blandón.

Calidad de la carne

Nelly Peña, especialista en buenas prácticas pecuarias y en leyes europeas, expresó que el mercado europeo exige el cien por ciento la trazabilidad del ganado desde que nace, y que no se le administre sustancias promotoras de crecimiento o sustancias prohibidas por la Unión Europea.

“Es decir que sean aretados antes de los veinte días de nacido y que se siga toda la historia del animal hasta que la carne se obtenga del matadero”, expresó la especialista.

Según Peña, la ganadería nicaragüense está muy desarrollada y tiene muy buena aceptación en el mercado internacional, sobre todo porque no utilizan sustancias tóxicas en la producción.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus