•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Mario Draghi ha recalcado que la entidad que preside, el Banco Central Europeo (BCE), dispone de un amplio y variado abanico de herramientas a las que recurrirá si la situación lo requiere, pero ha vuelto a pedir a las capitales que acompañen la política monetaria con medidas fiscales e inversión.

Ayer, en su primera comparecencia pública tras la dura semana que atravesaron las bolsas europeas y, muy especialmente, la banca de la eurozona, Draghi ha reinventado sus "palabras mágicas" al afirmar esta vez que el BCE está "preparado para hacer su parte" en defensa de la eurozona.

En este sentido, ha mencionado la posibilidad de que el Consejo de Gobernadores del BCE revise "y probablemente reconsidere" su política monetaria en su próximo encuentro a principios de marzo, teniendo en cuenta tanto la evolución de los precios como los efectos de las turbulencias en los mercados.

"Si cualquiera de estos dos factores conllevan riesgos a la baja para la estabilidad de los precios, no dudaremos en actuar", dijo el presidente del BCE ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del  Parlamento Europeo (PE).

Draghi se ha esforzado en recalcar los aspectos más positivos, como que la recuperación de la eurozona progresa, aunque lentamente, y que su banca tiene una exposición limitada a los mercados emergentes, aunque reconoció que se está viendo afectada por las tensiones y se enfrenta igualmente a "retos".

El presidente del BCE ha subrayado que los bancos de la eurozona son ahora más sólidos que en los oscuros días de 2012 y que están acompañados de un marco regulatorio, la unión bancaria, que ha sentado unas bases más robustas para el sector.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus