•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua es el país de la región con mayor producción de leche y paradójicamente es el de menor consumo per cápita.

“Aunque en los últimos años Nicaragua ha venido incrementando su consumo de leche por persona al alcanzar 109 litros por año, todavía está lejos de lo que recomienda Naciones Unidas que son 150 litros per cápita”, explicó Alexandra MacMillian, nutricionista canadiense que se encuentra en el país para promover el consumo de leche y carne bovina entre los nicaragüenses.

La especialista destacó que el bajo consumo de leche en Nicaragua obedece a factores culturales. “Me he dado cuenta que Nicaragua no tiene la costumbre de tomar la leche y están tomando otros productos como bebidas gaseosas que al final perjudican la salud sobre todo de los niños. En las escuelas solo les ofrecen bebidas gaseosas y no venta de productos lácteos y es desde allí donde se debería fomentar el consumo de leche como una bebida saludable y no el consumo de bebidas gaseosas”, explicó.

Cambiar este patrón

La especialista ve difícil cambiar el patrón de consumo de las personas en un corto tiempo, pero señala que se debe iniciar con una fuerte campaña de parte de las empresas y el Gobierno.

“Debe haber una fuerte campaña para incentivar el consumo de leche y para llevar a cabo ese proyecto se necesitan muchos recursos. Cambiar los hábitos de consumo es bien difícil”, destacó.

MacMillian Uribe indicó que la leche no solo se toma en la niñez, sino toda la vida, ya que ayuda a fortalecer los huesos. “La leche ayuda a minimizar la pérdida de fuerza en los huesos y por eso es importante tomarla desde muy joven y hasta una edad adulta”.

La nutricionista canadiense llegó a Nicaragua por invitación de la Comisión Nacional de la Ganadería (Conagan) y la Cámara Nicaragüense de la Industria Cárnica (Canicarne).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus