•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La crisis económica que atraviesa Brasil, el mayor país de Latinoamérica, ha intensificado el frenazo del sector inmobiliario, un mercado que ha ido desacelerándose tras vivir una época dorada entre 2009 y 2011.

La caída del precio de los inmuebles, el descenso de las ventas y la ralentización de las nuevas promociones ensombrecieron el sector en 2015, un año marcado por el enfriamiento de la economía y una aguda crisis política que ha encallado todavía más al país.

La contracción del crédito, el alza de la inflación y el aumento del desempleo han mermado la confianza de los consumidores y han aumentado la presión sobre un sector que comenzó su ralentización a finales de 2012, según explicó a Efe Luiz Fernando Moura, director de la Asociación Brasileña de Incorporadoras Inmobiliarias (Abrainc).

  • Brasil tiene un déficit de más de cinco millones de viviendas, lo que no ha permitido el surgimiento de una burbuja inmobiliaria.

El número de nuevas promociones cayó un 19.3% en 2015 y las ventas del sector acumularon una contracción del 15.1% respecto al año anterior, de acuerdo con los datos de Abrainc.

A pesar de la caída de la demanda por la coyuntura económica, Brasil tiene un déficit de más de cinco millones de viviendas, lo que, en opinión de Moura, no ha permitido el surgimiento de una burbuja inmobiliaria.

De hecho, a pesar de los elevados precios que han imperado en el país en los últimos años, Moura resaltó que la caída de los valores no significa un pinchazo de la burbuja porque, a su juicio, nunca hubo una especulación de ese tamaño.

“Hubo una valorización de los inmuebles debido al aumento del crédito y a la mejora de los plazos de financiación, lo que introdujo a muchas personas en el mercado y aumentó la demanda. Pero no ha habido una burbuja”, comentó Moura.

Menores precios

Los valores alcanzaron niveles inusitados sobre todo en Río de Janeiro, Sao Paulo y Brasilia, las principales ciudades del país, pero los precios iniciaron una ruta descendiente que se ha reflejado especialmente en 2015.

El precio medio de la oferta cayó cerca de un 9% en términos reales en veinte ciudades brasileñas en 2015, pero la contracción todavía puede ser mayor (entre un 15% y un 20%), ya que el valor anunciado de los inmuebles es superior al montante por el que finalmente son vendidos, según explicó la vicepresidenta y analista de Moody’s, Cristiane Spercel.

“Esas caídas de los precios se deben sobre todo a una fuerte contracción de la confianza del consumidor, que se basa en la incertidumbre económica en Brasil, incluyendo el empleo deficiente y las tasas de inflación elevadas”, agregó Spercel.

Según el índice FipeZAP, que supervisa los precios anunciados de los inmuebles, el valor de los alquileres registró una caída real --descontada la inflación-- del 12.98% en los últimos doce meses, especialmente en Río de Janeiro, ciudad que en agosto acogerá los Juegos Olímpicos de 2016.

En términos nominales, el alquiler en Río presentó una variación negativa del 8.56% en doce meses, mientras que en Sao Paulo se retrajo un 4.50%, de acuerdo con el indicador, que tan solo tiene en cuenta los nuevos arrendamientos y no la variación de los contratos vigentes.

Para el mayor sindicato del mercado inmobiliario de Latinoamérica, Secovi-SP, la recuperación del sector está ligada a la recuperación de la economía, ya que, a su juicio, hay demanda, pero está reprimida.

“La demanda existe, pero está reprimida por la incertidumbre respecto al escenario y la compra se ha postergado hasta que se solucione la crisis”, afirmó a Efe el presidente de Secovi-SP, Flavio Amary.

Para Amary, a pesar de las trabas para los consumidores internos, Brasil presenta grandes oportunidades para los inversores extranjeros debido a la fuerte depreciación del real, que cayó un 48.3% frente al dólar en 2015.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus