•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 80% de los pagos de servicios en Nicaragua todavía se continúan realizando en efectivo, según José Vásquez, gerente general de Punto Fácil. En los últimos cuatro años, según Velásquez, el pago de servicios en línea ha crecido más de 3,000%, pero afirma que aún hay muchas personas que van a hacer enormes filas para pagar sus facturas de agua, energía, telefonía, entre otros.

José vásquez espera que el negocio siga creciendo. ¿Qué los motivó a fundar este negocio de pagos en línea en Nicaragua?

Actualmente en Nicaragua, el 80% de los pagos de servicios se realizan en efectivo. Usuarios de telefonía, servicios básicos, cable, entre otros, usualmente hacen filas ya sea en los bancos o en las sucursales de las empresas o instituciones que prestan esos servicios. 

Es gente que aún no tiene mecanismos de pagos en línea y tienen que ir a hacer filas para pagar sus servicios.

El sistema de pagos en línea ya existía en otras partes de Centroamérica, sin embargo no en Nicaragua. Nosotros vimos la necesidad de facilitarle al cliente cómo hacer sus pagos. Cada nicaragüense realiza en promedio cinco pagos de servicios mensualmente. 

Y asimismo, para cumplir con sus compromisos tiene que ir por lo menos a cinco lugares diferentes. La idea fue que los clientes fueran a un solo lugar donde puedan en una sola visita al mes realizar todos sus pagos. 

Entonces nos pusimos a trabajar en un sistema que se pudiera instalar desde una farmacia, por ejemplo, donde estuvieran integrados todos los servicios a pagar. 

¿Qué beneficios tiene este sistema?

Para el cliente tiene tres beneficios principales. Uno, que le ahorramos tiempo, es decir que puede llegar a un solo punto a realizar sus pagos. Dos, la cercanía, porque en algunos departamentos quizás solo existe una sucursal, y llevamos el servicio a la farmacia o al minisúper más popular del municipio. 

El otro aspecto importante es el del horario extendido. Uno aprovecha a veces hacer sus pagos a la hora del almuerzo, o cuando sales de trabajar, pero a esa hora ya todas las oficinas cerraron. Entonces buscamos locales donde el cliente tenga horarios extendidos, incluso hasta los fines de semana. 

¿Qué tipo de dificultad encontraron al principio?

La dificultad inicial, hace cuatro años, fue integrar los servicios, porque cada empresa tiene plataformas tecnológicas  distintas para cobrar sus servicios. La solución fue crear un sistema lo más homogéneo y sencillo posible, para instalarlo en cualquier negocio que simplemente tenga un acceso a internet. Ahora tenemos hasta en lugares muy remotos. Por decirle uno, La Dalia. 

¿Cuántos Punto Fácil tienen actualmente?

Tenemos más de 350 puntos. Para el cierre de este año, tenemos una proyección de al menos 450 puntos a nivel nacional. 

¿Ustedes perciben que ha habido un crecimiento en el sistema de pago de servicios en línea?

La historia es algo bonita. Cuando nosotros empezamos, en la primera semana solo un cliente pagó. A partir de ahí tuvimos un crecimiento en el primer año de 120%. Mensualmente nosotros duplicábamos las cantidades de transacciones. En el primer año, por darle un ejemplo, mensualmente tuvimos en promedio unas 20,000 transacciones. En el segundo año tuvimos entre 40,000 y 50,000 transacciones. Ahorita andamos por las 100,000 transacciones mensuales en promedio. 

¿Cuál es la expectativa de este negocio?

La expectativa es que al menos un 50% de ese 80% de nicaragüenses deje de ir a hacer fila y tome la confianza para acercarse a alguno de nuestros puntos. Este año, igual esperamos crecer en transacciones. 

¿Cuál es el beneficio del pago en línea para las empresas que brindan servicios?

Por decirle una empresa de telefonía. Usted llega y encuentra a un montón de gente haciendo fila. Pero a esa empresa le interesa más tener su sucursal para vender o para atención al cliente. El cliente que llega a pagar ahí más bien satura la sucursal. Entonces el principal objetivo es liberar las sucursales. 

Además, otro beneficio muy importante es la recuperación de la cartera. Entre más opciones tengan los clientes para pagar, menos excusas tienen para no pagar. Entonces tienen más posibilidades de recuperar su cartera. 

Además, la opción es más barata para la empresa, con respecto a otras opciones de recuperación de cartera. 

El costo de que un cliente vaya a pagar a una sucursal en Nicaragua es bien elevado, en términos de tiempo que le toma al cajero atender al cliente, en un espacio con aire acondicionado, además de la cantidad de cajeros que tienen que poner. El servicio en línea les reduce esos costos de manera importante. 

¿Cómo funciona?

El cliente llega al lugar y dice vengo a pagar mi factura de equis servicio. El cajero le pide algún dato para acceder al sistema, ya sea un número, la cédula, entre otros. El cajero le dice cuántas facturas debe y el monto y una vez que haya dado la orden de pagar, recibe el dinero y le emite un recibo o váucher, con todos los datos del pago y el aprobado de la empresa proveedora de servicios. En síntesis es como si hubiera ido a una sucursal. 

¿Quién paga el servicio?

El costo no lo asume el cliente. Para el cliente es como si hubiera llegado a una sucursal. El costo lo asumen las empresas proveedoras de servicios, porque estas ya tienen un costo asociado para destinar a la recolección de pagos. Ellas pueden subsidiar ese gasto.

¿Quién es?

José Vásquez
Ingeniero industrial.
Gerente general de Punto Fácil.

Se graduó como ingeniero industrial en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Tiene una maestría del Incae y posgrados de la Universidad de Indianápolis, Estados Unidos, y de la UCR, de Costa Rica. 
Ha trabajado como gerente de sucursales de bancos en Guatemala y Nicaragua. Actualmente es socio de Punto Fácil y su gerente general.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus