•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La producción de forrajes para la alimentación del ganado no solo permite a los ganaderos mantener vivos sus animales, sino también previsualizar la rentabilidad de sus inversiones, dice Pablo Cattani, un especialista en el tema de conservación de forrajes, de origen argentino.

Cattani estuvo en Nicaragua, en una demostración de maquinarias agrícolas de la marca John Deere para fabricación de forrajes, distribuidos en Nicaragua por Nimac.

¿Cuál es la importancia de los forrajes para la ganadería?

En el trópico, principalmente, nosotros tenemos seis meses de producción y seis meses de retroceso, por las características climáticas.

Entonces, de acuerdo con las investigaciones que hemos hecho y al desarrollo del negocio (de forrajes), nosotros creemos que al haber en el mundo cada vez más productores, las tierras se achican y necesitamos tierras más productivas. Eso quiere decir que ya no nos sirven que las tierras produzcan seis meses en el año, sino que queremos producir todo el año.

Paralelo a eso, nos encontramos con que los animales no tienen capacidad para comerse todo el forraje que le entrega la naturaleza en la época de lluvia. Entonces, la idea es conservarlo para que en la época de verano lo pueda seguir consumiendo.

Eso por otra parte, nos da una ventaja adicional en lo que es la producción de pasturas, el cuidado del suelo, el uso eficiente del agua. Entonces, la ventaja (del forraje) se empieza a potenciar.

¿Es más urgente en la actualidad hacer forrajes?

Yo estoy seguro, más allá de cualquier tipo de cambio climático, que los animales necesitan tener una alimentación consistente a lo largo del año.

La conservación de forrajes lo que nos da es estabilidad en la producción (ganadera), y nos da previsibilidad de la rentabilidad que puede tener un productor. Si no tenemos forrajes para el año que viene, solo dependemos del clima; en cambio, si tenemos forrajes para el año que viene dependeremos de los mercados, pero ya del clima no. Entonces, el productor ya puede hacer proyecciones. Eso le ayuda a hacer inversiones, a pedir créditos y se empieza a potenciar toda la agroindustria, los bancos les dan créditos, y así se desarrollan los países.

¿Cuáles son los factores que inciden en la fabricación de un buen forraje?

Nosotros tenemos tres puntos fundamentales: uno es la productividad, dos es el tiempo y tres, el costo.

Yo quiero una máquina que sea muy productiva, que no me haga perder demasiado tiempo en servicio y atención; y por otro lado que me baje los costos de producción.

En esos tres aspectos se basa John Deere para lo que es la oferta de maquinaria a nivel mundial, y eso es lo que traemos a Nicaragua.

Lo que queremos cambiar es la manera de mirar la ganadería de un país para ser mucho más productivo. Para que en una hectárea, en vez de producir 200 kilos de carne podamos producir 400, 500, 600 y hasta 900 kilos de carne, como se hace en otros lugares del mundo.

Lo que pasa es que como creemos que estamos en el trópico y como históricamente hemos producido 200 kilos de carne por hectárea, creemos que esa es la media del país y que nada cambia, pero como cualquier otro negocio o industria, a nivel mundial, yo he visto que el país que se anima crece.

¿En ganadería cuál es el mejor ejemplo que conoce de un país que se haya animado, como dice usted?

Si por ejemplo miramos Paraguay, vemos que es el país que en los últimos 10 años más se ha desarrollado. Yo particularmente llegué a Paraguay hace 10 años y los productores veían una paca y decían ¿Y eso para qué sirve?

Hoy a ningún productor se le ocurre tener una vaca si no tiene una empacadora, porque sabe que eso le va a bajar los costos de producción.

Cualquier productor puede tener (su maquinaria) para fabricación de pacas para 200 animales, 300 animales. O puedo armar mi negocio de provisión de pacas para el que la necesite. Creo que el tema pasa por animarse.

Nosotros lo que queremos es potenciar la economía de un país. Esto lo que hace es que tengamos por hectárea más forraje, menos costos productivos y que los ciclos productivos sean más cortos. O sea que en vez de rotar el capital una vez al año, se puede rotar dos veces al año. Eso es rentabilidad.

¿Otras experiencias?

Experiencia tenemos muchas. Yo hablo de Paraguay porque es un país que tenía la ganadería como nosotros la vemos hoy, donde el productor prefería comprar una hectárea antes que maquinaria. Después la hectárea se comenzó a poner más costosa y la gente comenzó a apostar por maquinaria.

Usted puede ver esto en la ganadería colombiana y puede ver cómo viene evolucionando la ganadería en Costa Rica, y bueno hoy por ejemplo nadie piensa en la Argentina en tener una vaca si no tiene pacas, silos, y cuando se achican las hectáreas de tierras y hay más demanda de alimentos se tiene que ser más eficiente. 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus