•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las oportunidades que ofrece el turismo en Nicaragua son extraordinarias, cada año el sector registra crecimiento, pero para que este crecimiento sea sostenible a largo plazo, es necesario hacer ajustes en la concepción de desarrollo y crecimiento turístico.

Todos los países lo están haciendo y las preferencias de los viajeros también cambian, por lo que se enfrenta una competencia con productos similares a los que el país ofrece. En este contexto hay muchas opciones para aprovechar el crecimiento del turismo mundial, lo que incluso implica también cambiar paradigmas.

Ian Coronel Kinloch, gerente de proyecto de turismo de la Fundación Centro Empresarial Pellas, hace un rápido análisis de la situación del sector y los retos que hay que enfrentar y superar. 

Somos un país turístico en el que los ingresos por turismo crece, ¿cuál es el potencial que tenemos y cómo lo estamos aprovechando?

Antes que nada hay que señalar que estamos iniciando la fase de expansión, por lo que tenemos que preguntarnos: ¿qué es lo que queremos? Apenas se ha empezado a trabajar en el corredor turístico del Pacífico. La mayoría de regiones no goza de la atención permanente con su flujo de turista debido a eso la Fundación Centro Empresarial Pellas (FCEP) se viene especializando en el turismo como una herramienta de mejorar oportunidades y ser sostenible. Esa sostenibilidad se la damos a los empresarios para que ellos generen su capacidades propias y no dependan de una cooperación permanente, que ellos aprendan a mejorar con el tiempo no solo económicamente, sino también ambiental y socialmente.

¿Un cambio de mentalidad asistencialista por una empresarial?

Nosotros nacemos con la visión de que la cooperación es paternalismo. O sea, no solo se quiere ver resultados de la utilización de los fondos, la continuidad de esos fondos. La cooperación anteriormente creo que no se ajustaba a veces a las necesidades del país o no era incidida por el país y eso implicó que muchos recursos se perdieran. 

Es en este gobierno que se da una conjunción de elementos donde la cooperación se empieza a plantear la lógica de esos fondos, donde hay más interés de esos resultados, el gobierno está interesado en que las necesidades reales de Nicaragua sean atendidas desde una perspectiva de nación de país, porque anteriormente venían enlatados, y como era dinero gratis, pues se recibían y quizás ni lo necesitábamos, y más bien nos hacía daño ese tipo cooperación más de lo que nos beneficiaba. Así vemos cuánta infraestructura está abandonada o cuántos proyectos se cerraron el mismo día que terminó la cooperación, porque había un marcado paternalismo. 

En este contexto, ¿cómo ven entonces la relación de la cooperación, el gobierno y el sector privado?

Aquí hay dos cosas, nos entendemos y mejoramos las capacidades o nos destruimos con ideologías y perspectivas vanas, cuando lo que importa es que empecemos a construir un país de oportunidades. Eso se logra cómo, con el consenso de todas las partes. Nosotros nunca antes habíamos tenido una apertura como la que tenemos con este gobierno en materia de turismo. No solamente porque nos reciban, sino que se hacen las cosas, se pide opinión y las cosas se resuelven de una manera más fácil, más suave en pro del beneficio del turismo.  

En lo que va del año se han registrado fuertes erupciones volcánicas, las cuales lejos de ahuyentar al turismo más bien parece que lo atrae más, es casi una locura.

Creo que respecto a esta situación, hay una referencia interesante, es en Costa Rica con el volcán  El Arenal, alrededor del cual se creó un polo de desarrollo turístico con casi 800,000 turista que lo visitaban. Se creó todo un desarrollo de turismo de primer mundo alrededor del volcán, los termales y toda la fuerza volcánica. Y ¿qué sucedió? El volcán se apagó y con ello se fue su producto estrella. Nosotros estamos siendo bendecidos por cuatro volcanes que están allí en erupción, sobre todo el Momotombo, que se ha mantenido activo,  aunque no ha dañado ni perjudicado a nadie, pero  está haciendo un show natural maravilloso que es una erupción volcánica. Nosotros hacíamos énfasis en las comunidades aledañas, que se preparen ante las eventualidades, pero también que tengan condiciones para la gente que quiera llegar. Que las cámaras de turismo empiecen a hacer paquetes (turísticos), porque lejos de ahuyentar los volcanes crean una magia para los visitantes y cada vez que un volcán hace erupción aumenta las v
isitas, ¿por qué? Por el desborde de la fuerza incontrolable de la naturaleza.

Nuestro turismo se ha desarrollado alrededor de los mismos destinos del Pacífico, pero tenemos muchos más, el caribe, los lagos

Mirá es lógico porque iniciamos la incursión al turismo de forma tardía, a finales de los 90, ese destello, significa algo para la economía del país, eso es lógico. Pero nos hemos quedado bastante allí, se tiene que hacer un gran esfuerzo en la diversificación del país, la mayoría de las inversiones son hoteles, restaurante, bares y ese tipo de cosas. No tenés otra zona que visitar y te falta la complementariedad para tus productos principales. ¿Cómo es esto? Por ejemplo San Juan del Sur te ofrece pesca, surf, sol y playa, cuando en otros países de Centroamérica te ofrecen hasta 30 actividades diferentes. Lo que te permite más estadía, mayores gastos. Nosotros necesitamos incorporar a las otras regiones, como la del centro del país. Chontales, uno de ellos, la cual con la apertura de la carretera ya no están aisladas esas zonas, y sobre todo porque todo el flujo de personas entraba por Peñas Blancas, Las Manos y otras conocidas. Ahora tenemos el puesto Las Tablillas, que te acerca Chontales con la segunda zona más rica de Costa Rica, que son las llanuras del norte, San Carlos, Ciudad Quesada, tenés un impacto económico. 

Potenciar el turismo rural

Cuántas fincas hay en Nicaragua con un potencial enorme y no se usan por la mentalidad  del dueño. También necesitamos la complementariedad del Caribe. Es como un cuadro sin el vidrio, sin el marco, si no logramos presentar una identidad multicultural, estamos fallando en Nicaragua porque no estamos integrando el país como destino, no nos estamos planteando como destino único de Nicaragua y no puede ser y no podés cargarle a todo a un mismo destino. Nosotros tenemos destinos bellísimos en el Caribe, Laguna de Perlas, Cayos Perlas, hay tantos lugares en la Costa: la idiosincrasia, los bailes, la comida, esa riqueza cultural no la estamos aprovechando por una serie de factores, no la aprovechamos como deberíamos.

De todo el potencial turístico que tenemos, ¿cuánto se está aprovechando?

Creo que no estamos utilizando el 25 por ciento del potencial del país. Mirá aquí no tenemos espeleología, parapentes, viajes en globo permanente, los usos del turismo rural, como en Argentina o España. Porque el concepto que se ha querido vender y que ha sido culpa de muchos consultores extranjeros es que explotemos la pobreza, porque así recibimos fondos. Muchas ONG se han lucrado de presentar la pobreza desde el turismo rural, en casi una animación de la pobreza. Y eso no turismo rural. El turismo rural es potenciar las capacidades escénicas, culturales de una zona específica rural para el disfrute de los habitantes de allí y de los turistas. 

En Costa Esmeralda, se construyó un aeropuerto, ¿hablamos de otros tipo de turista, de otro segmento? 

Costa Esmeralda, Guacalito, Iguana, Rancho Santana y Bucanero es una zona de mayor potencial de crecimiento, al final de la línea más alta teníamos que  el problema era que a los turistas no les gusta viajar dos horas en un camino que está medio malo. Esas cosas no solo se hace para que potencie esa zona sino que es una jugada muy interesante, porque conecta el aeropuerto Oduber Quiroz (Costa Rica) que tienen más frecuencia de vuelo que el aeropuerto Augusto C. Sandino. Es así que ahora podés hacer conexiones directas con Europa y Estados Unidos que antes ni soñábamos como viajero. Ahora yo como viajero me voy al aeropuerto y me voy a ciertas partes de Europa directamente. Lo importante no solo que se desarrolle la escala superior del turismo, sino que también el acceso. 

¿Cuba es un destino emergente, hay riesgos para el turismo nacional o regional?

El principal riesgo es para las islas del Caribe: Puerto Rico, República Dominicana, San Vicente, todas esas islas que dependen del turismo están seriamente preocupadas por ese acercamiento cada vez más real y que se va a dar. Porque sí te impacta inmediatamente. Primero porque Estados Unidos es como las novias que se te va  y la ves y no podés tocar. Eso fue el romance con el Caribe, todas las estrellas y las celebridades, que se perdió por la política.

Después vienen los destinos más consolidados, como Costa Rica en ciertas áreas, ya que en otras tienen mayor posicionamiento como sostenibilidad y que pueden aguantar la embestida. Y luego vienen los que queremos escalar en la palestra. ¿Qué  es lo importante? No utilicemos un solo producto para darnos a conocer. Sol y playa es donde hay más mercado y donde habrá más mercado por más años, donde hay más competencia, en precio, bellezas escénicas, que ellos tienen más que nosotros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus