Camila Medal Salaverry Directora de Entrenamiento Dale Carnegie Nicaragua
  •  |
  •  |

Las habilidades excepcionales para saber escuchar y persuadir a otros para que piensen como usted, hacen la diferencia entre los equipos buenos y los excelentes. Saber escuchar crea confianza, credibilidad y respeto. Una razón es que cuando se enfoca en escuchar en lugar de tratar de elaborar su respuesta, el resultado es una respuesta relevante y acertada. Lo que dice cuando responde es prueba de qué tan bien escucha.

Los “preocupados”

Estas personas dan la impresión de estar apurados y constantemente miran alrededor o están haciendo algo más.

También se conocen como personas multitareas; estas personas no pueden permanecer quietas y escuchar.

Consejos: Si usted es un oyente “preocupado”, trate de dejar a un lado lo que está haciendo cuando alguien le esté hablando.

Si usted habla con un oyente “preocupado”, puede preguntarle: “¿Es un buen momento para hablar?”. O puede decir:

“Necesito que no divida su atención por un momento”. Comience con un enunciado que capture su atención, sea breve y llegue al punto rápido porque su período de atención es muy corto.

Los “salí a comer”

Estas personas están físicamente ahí, pero mentalmente no. Esto lo sabe por la mirada perdida de su cara. Ya sea que están soñando despiertos o pensando en algo totalmente distinto.

Consejos: Si usted es un “salí a comer”, actúe como una persona que sabe escuchar. Esté alerta, mantenga contacto visual, inclínese hacia adelante y muestre interés a través de preguntas.

Si usted habla con un “salí a comer”, confirme con esta persona de vez en cuando si está entendiendo lo que usted está diciendo. Como con los “preocupados”, comience con un enunciado que capture su atención y sea conciso y al grano, porque su período de atención también es muy breve.

Los que “interrumpen”

Estas personas están listas para interrumpir la conversación en cualquier momento. Están encaramados y listos esperando un espacio para completar la oración por usted. No lo están escuchando. Están enfocados en tratar de adivinar lo que usted va a decir o lo que quiere decir.

Consejos: Si usted es de los que “interrumpen”, trate de disculparse cada vez que se dé cuenta que está interrumpiendo. Esto lo hará más consciente de este hábito.

Si usted está hablando con una persona que interrumpe, cuando se mete en la conversación, deténgase de inmediato y déjela hablar, de lo contrario nunca lo va a escuchar. Una vez que termine, podría decirle: “Como estaba diciendo…” para hacerle ver que interrumpió.

Los “lo que sea”

Estas personas permanecen distantes y muestran poca emoción cuando escuchan. Parece que no les importa nada de lo que usted tenga que decir.

Consejos: Si usted es un “lo que sea”, concéntrese en el mensaje completo, no solo en el mensaje verbal. Trate de escuchar con sus ojos, oídos y corazón. Ponga atención al lenguaje corporal y trate de comprender por qué la persona quiere hablar con usted sobre este problema.

Si usted está hablando con un “lo que sea”, dramatice sus ideas y pídale a la persona que lo escucha que mantenga su participación en la conversación.

Los “combativos”

Estas personas están armadas y listas para la guerra. Disfrutan discrepar y culpar a los demás.

Consejos: Si usted es un “combativo”, trate de ponerse en los zapatos del que le habla y entienda, acepte y encuentre mérito en el punto de vista del otro.

Si usted está hablando con un “combativo”, cuando discrepa o culpa a alguien, vea hacia adelante en lugar de hacia atrás. Hable acerca de lo que está dispuesto a acordar a discrepar o acerca de lo que se puede hacer diferente la siguiente vez.

El “analista”

Estas personas están constantemente en el papel de consejero o terapeuta y están listas para proporcionar respuestas no requeridas. Piensan que son muy buenos escuchando y les encanta ayudar. Constantemente se encuentran en el modo de analizar lo que dice el otro y solucionar.

Consejos: Si usted es un “analista”, relájese y entienda que no todos están buscando una respuesta, solución o consejo. Algunas personas solo expresan sus ideas a otras personas, porque les ayuda a ver las respuestas más claras por sí mismas.

Si usted está hablando con un “analista”, quizás podría comenzar diciendo: “Solo quiero comentarte algo. No estoy buscando ningún consejo”.

Los que “se comprometen a escuchar”

Estas son personas que escuchan de manera consciente. Escuchan con sus ojos, oídos y corazón, y tratan de ponerse en los zapatos del que habla. Esto es escuchar al máximo nivel. Las habilidades de saber escuchar de estas personas alientan a seguir hablando, dan la oportunidad de descubrir sus soluciones y dejan que surjan las ideas poco a poco.

Consejos: Si usted es de los que “se compromete a escuchar”, siga así. La gente realmente aprecia esto de usted.

Si usted habla con una persona que se “compromete a escuchar”, tómese el tiempo para agradecerle su atención. Agradézcales su interés en usted y su tema.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus