•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las ventas de quesillos en el municipio de  Santo Tomás, Chontales, se han incrementado considerablemente. De 85 que había en el 2015, actualmente hay un estimado de 120 vendedoras que en su mayoría son madres solteras que tienen de 2 a 4 hijos.     

Mayra María Reyes Hurtado, de 37 años, es madre de 3 hijos y  tiene 17 años de ser vendedora de quesillo. Ella dijo que a pesar de que los productos que se utilizan en el quesillo,  como leche, crema, repollo y cebolla han subido de precio, mantiene siempre la cantidad de quesillo que acostumbra hacer y con calidad.

Manifestó que desde hace aproximadamente 6 meses a la fecha el precio del quesillo de 20 córdobas que costaba subió a 25, por el alza en los productos en mención.  

Asimismo, aseguró que los 80 quesillos que se hace al día los vende todos y que los principales compradores  son los turistas viajeros  que pasan por ahí, degustando del quesillo tomasino.           

Reyes Hurtado es una de las 30 vendedoras de quesillos que están ubicadas en 2 galeras que fueron  construidas por un organismo no gubernamental, aunque desde que el turista entra a Santo Tomás puede observar la proliferación de ventas de quesillos a orilla de la carretera que conduce a El Rama.

Emprendedoras  

La comerciante considera que las ventas de quesillos han venido en aumento, ante la necesidad  económica de las tomasinas, que prefieren ser ellas mismas jefas  y crear sus propias empresas. “Soy a la vez madre, empleada y vendedora”, refirió Reyes Hurtado.

Lucrecia López Duarte, de 62 años, es una vendedora antigua de quesillos, dijo que al día se hace 150 y que todos los vende.  Señaló que trabaja en ese negocio al menos para sobrevivir junto con su familia.   

Dijo que para poder vender todos los quesillos desde la 5 y 30 de la mañana está de pie hasta la 7 de la noche que termina la última venta de ese producto.

El galón de leche en Santo Tomás está a 50 córdobas, la libra de crema a 45 córdobas y la cebolla a 30 córdobas la libra.

“Estoy comprando la misma cantidad de leche (20 galones) a don Teófilo Marín para  hacer los 150 quesillos. Cuando me rinde la leche salen más quesillos”, señaló López Duarte.  

Luz Evelia Robles Mejía, de 42 años,  conocida como la “Chenita” y madre de 4 hijos,  tiene 20 años de vender quesillos. Dijo que trabaja 12 horas diarias con su mamá para poder comercializar los 150 quesillos que hace al día.  

Detalló que de ganancia le quedan unos 300 córdobas.

Considera que al hacer quesillos, genera trabajo a las tortilleras, al que vende verduras, al que vende la leche y la crema.  

“Es un sacrificio, para todo hay que tener amor y esfuerzo” reconoció Robles Mejía, quien recordó que hace 20 años había 3 comerciantes de quesillos y que ahora sobrepasan las 100 féminas.  

Calidad

Juana Díaz,  de 33 años,  quien empezó hace 2 meses a vender quesillo, manifestó que a diario sale a vender 50 quesillos y que por cada uno de ellos le pagan 7 córdobas.
Jairo Narváez, de Juigalpa, indicó que “vale la pena pagar los 25 córdobas por el quesillo, porque son de calidad”.

De las 120 vendedoras de quesillos que hay en Santo Tomás, el 50 por ciento procesa el quesillo y las demás son abastecidas.

Una de las cosas de las que se quejaron las comerciantes de quesillos, es la falta de agua para hacer los quesillos.

Señalaron que a 50 córdobas compran el barril de agua, no solo para hacer los quesillos sino que también para realizar los quehaceres del hogar.  Aseguraron que la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Chontales les abastece cada 8 días de agua potable.  Las vendedoras de quesillos esperan que las ventas se les disparen cuando comience la semana santa.   

Al igual que en Santo Tomás, en Juigalpa, se observan por las calles algunas mujeres vendiendo quesillos a igual precio. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus