Alvaro Ulises Jaime Solís Gerente de País - SPC Internacional
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hoy me levanté pensando en los dilemas de la vida, en la existencia del cangrejo y reflexionando cómo se han acortado las distancias en nuestra época.

Recuerdo que en los 80 la gente se iba fuera del país a buscar mejores oportunidades de vida  y no sabías nada de un tío, una tía, un primo o incluso padres hasta que pasado un buen tiempo llegaba una carta  diciendo que todo estaba bien, algunos corrían con la suerte de tener un buen vecino que les permitía recibir llamadas en su teléfono de disco, aquellos que se parecían al cuernófono de los Picapiedras, otros con menos suerte tenían que alquilar el teléfono para recibir la llamada, cómo olvidar eso si así fue por medio de ese teléfono de disco que logré mi Nintendo, fue lo primero que pedí cuando mi tía me preguntó: ¿Qué quieres de regalo? No pedí chocolates, que eran muy apetecidos, me fui a lo grande.

No solo el teléfono usábamos para comunicarnos; aun a inicios de los 90, era un lujo tener una línea telefónica, entonces enviábamos y recibíamos cassettes grabados artesanalmente en lugar de escribir cartas, así fue como escuché a mi primo decirme que ya podía dibujar dinosaurios. Ahora es un artista contemporáneo en Miami y no solo dibuja, también esculpe; si, así pude ver en Facebook cuanto público llegó a su primera exposición en una Galería de Miami.

Qué difícil es ahora mentir de un país a otro, disfruto escuchando las crónicas deportivas de los periodistas de largo recorrido como Tijerino, Armas, entre otros que están en las radios, me hacen reír mucho cuando comentan que había un narrador que por radio decía: ¡Izquierda del nica!

¡Derecha del nica! ¡Se fue al suelo el nica! Era fácil mentir, hoy no es así, la pelea se puede ver en línea, o puedes leerla en un foro o simplemente pagas por ver, o esperas al siguiente día que alguien la publique en YouTube, no tenías que esperar días para ver qué es lo que había pasado realmente, cuánto nos engañaban antes.

Pero si fuiste testigo de todo esto y aún crees solamente en lo que te dice una persona sin verificar que es real, y si lo trasladamos al ambiente empresarial le crees a cualquier consultor a ciegas, sabiendo que puedes verificar todo con acceso a un mundo de información, entonces es momento de preguntarte si estás realmente en línea. Las llamadas en teléfonos de disco se volvieron videollamadas. ¡No me digas que no usas videoconferencia! Cosas que solo salían en “Viaje a las estrellas” en los 80, los cassettes pregrabados y las cartas se convirtieron en WhatsApp. ¡No me digas que no usas mensajería instantánea! Amigo si a estas alturas, le pones pretexto a estudiar los nuevos métodos de hacer negocios porque no dispones del tiempo necesario y porque debes atender tu negocio, debo comentarte que ya no tienes que dejar tu oficina o tu casa, existen los programas en línea y mejor aún, puedes acceder a diplomados, carreras, maestrías y hasta doctorados de universidades en Europa, Estados Unidos, Latinoamérica. ¡Ahh! Es que no hablo inglés, no hay pretexto que valga, hay programas en línea para aprender inglés con costos accesibles para que tengas éxitooooo, solo hacé la prueba, dale clic en línea y ves como de inmediato recibís una llamada.

Ahora te pregunto: ¿Tu empresa está en línea? Me vas a decir tengo página web y Facebook. ¡Fíjate, fíjate, fíjate!, como dice la Chilindrina, muy bien has dado el primer paso, pero ahora te

Pregunto varias cosas:
¿Puedes medir cuan efectivo es estar “en línea” con tu face y tu web?
¿Atiendes a todas aquellas personas que te dan clic en la página web?
¿Atiendes y respondes todas las consultas y las conviertes en una oportunidad de negocio?
¿O simplemente esperas que vean tus datos de contacto y que te llamen?

Si la respuesta es sí únicamente para la última pregunta, lo que estás haciendo es subsistir a un medio, pero no aprovechar todas las oportunidades de negocio que puedes tener al estar verdaderamente en línea y promover tu negocio a un crecimiento que no puedes aún imaginarte.

Para que mi artículo tenga sentido, no queda más que hagas la prueba de empresas que realmente están en línea, puedes darle clic a la página famosa que promueve el curso de inglés y verás como te llaman en segundos y te explican el detalle, y cuidado con echarme la culpa por comprar el curso, solo quiero que pruebes cómo funciona realmente el negocio en línea, o ve a una universidad de

España o de Estados Unidos y verás como te escriben y te llaman dándote seguimiento.

No pierdas más negocios y ubícate on-line.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus