•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La decisión de EE.UU. de permitir el uso del dólar a los cubanos e instituciones financieras para ciertas transacciones, por primera vez desde la imposición del embargo en 1962, es un importante hito para la internacionalización de la economía de Cuba y emplaza a La Habana a ahondar sus reformas internas. 

El impedimento en el uso del dólar y las consiguientes dificultades para llevar a cabo transacciones internacionales, ya que la divisa estadounidense es la más común, era una de las principales quejas de La Habana. 

De hecho, en su reciente visita a Washington el mes pasado, el ministro de Comercio de Cuba, Rodrigo Malmierca, subrayó que esta restricción "no complica el comercio de Cuba con Estados Unidos, sino que complica el comercio de Cuba con el resto del mundo".

La medida no solo impedía el uso del dólar por parte de Cuba, sino también suponía una amenaza para las instituciones financieras internacionales de ser multadas por llevar a cabo transacciones con la isla. 

A partir de ahora, el sistema financiero estadounidense quedará autorizado para que los cubanos puedan realizar transferencias de fondos desde cuentas de fuera del país y que tengan como destino final bancos situados fuera de EE.UU. (transacciones "U-turn"). 

El levantamiento de estas restricciones se produce apenas unos días antes de la histórica visita del presidente estadounidense Barack Obama a Cuba, la primera de un mandatario estadounidense en el cargo en ocho décadas. 

Y se enmarca en el proceso de normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba lanzado por Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, a finales de 2014. "Las mismas restricciones que hemos impuesto a Cuba desincentivaban a los cubanos de realizar cambios, porque eran incapaces de acceder a ese tipo de transacciones internacionales o procesar dólares en la isla", explicó el asesor adjunto de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, en una conferencia telefónica.  

Incentivo  

Por ello, agregó Rhodes, "parte de lo que estamos haciendo es crear incentivos adicionales para que Cuba continúe avanzando en la evolución de su modelo económico". La comunidad empresarial estadounidense dio la bienvenida a esta suspensión, ya que se ha quejado en reiteradas ocasiones de que se está quedando fuera del mercado cubano debido a las prohibiciones mientras otros países, como España o Brasil, llevan la delantera en los negocios con la isla. 

Carlos Gutiérrez, exsecretario de Comercio de EE.UU. y actual presidente el Consejo Empresarial EE.UU.-Cuba (Uscbc) remarcó en un comunicado, que la decisión "permitirá facilitar los negocios de empresas estadounidenses en Cuba a la vez que potenciar el incipiente sector privado cubano".     En las últimas semanas, Washington ha dado además luz verde al restablecimiento de los vuelos comerciales directos entre ambos países y a que los estadounidenses puedan hacer viajes individuales a Cuba con fines educativos, que hasta ahora debían realizar en grupo y bajo el patrocinio de organizaciones autorizadas.        

Las reacciones no se han hecho esperar. Incluso las agencias de calificación de crédito, que consideraban hasta hace poco a Cuba como caso aparte en la economía global, están empezando a vislumbrar las posibilidades de esta apertura. 

Los ojos de Moody’s       

"Estas recientes medidas de agilización de los viajes y relajación comercial refuerzan las perspectivas de calificación (... y) tendrán un efecto significativamente positivo sobre la economía de Cuba", subrayó Jaime Reusche, analista de Moody's, en una nota a sus clientes.     Reusche añadió que "en términos de balanza de pagos, el aumento en las llegadas de visitantes de EE.UU. continuará ayudando a compensar el descenso de flujos financieros desde Venezuela en los próximos seis meses, y potencialmente cubrir su pérdida total en 18 meses". En los últimos años, Cuba ha dependido  en gran medida del respaldo de Venezuela, especialmente en lo que se refiere al suministro de petróleo. Con estas novedades, el gobierno estadounidense emplaza al cubano a avanzar en su proceso de reforma interna. 

Para Alana Tummino, directora de Política Pública y del Grupo de Trabajo sobre Cuba de Americas Society/Council of the Americas, el acercamiento experimentado en los últimos 14 meses, pese a los obstáculos, "es impresionante".       

El embargo 

En conversación con Efe, Tummino destacó que EE.UU. logra ahora que la pelota esté en el campo cubano.        

Apuntó, en concreto, al "gran reto" que se mantiene en el horizonte, la "unificación" del doble sistema cambiario en la isla, que todos los analistas coinciden en señalar como origen de las enormes distorsiones económicas de Cuba.        

De fondo, no obstante, continúa el embargo comercial vigente desde 1962, algo que solo puede ser revocado por el Congreso, actualmente controlado por los republicanos y que se muestran firmemente opuestos a suprimirlo, y que es la principal excusa de Cuba para arrastrar los pies en la apertura. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus