•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los esfuerzos que ha estado haciendo Nicaragua por ser reconocido en el mundo como un país productor de cacao 100% fino han llevado al Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) a identificar la genética de un cacao antiguo que usaron los franceses en Nicaragua, conocido como Lagarto, entre 1830 a 1850.

“En INTA encontró algunas plantas, en Pacaya (Masaya) que parecen ser originarias de ese criollo antiguo nicaragüense, que era conocido como cacao lagarto”, cuenta Melba Navarro, especialista en cacao de la organización Veco Mesoamérica.

La experta en cacao señala que para un pequeño productor sembrar ese tipo de cacao podría ser una alternativa muy interesante.

“Por ejemplo, ese cacao que es un criollo diferente al cacao de México, Perú, Venezuela o Ecuador, en un mercado diferenciado, podría llegar a costar por encima de los US$8,000 o US$10,000 por tonelada”, sostiene Navarro, mientras que el precio del grano no llega ni a los US$3,000 en la Bolsa de Nueva York.

Conocido como " Pacayita", ese tipo de cacao encontrado está siendo investigado y probado en parcelas demostrativas, para ser liberado algún día y posicionar más al país como productor de cacao 100% fino.

Según un medio oficialista, el INTA afirmó que en 2017 será presentado ese cacao, el cual es “altamente resistente a la variabilidad climática, alto rendimiento y de gran calidad”.

Un logro

Nicaragua fue incluida en la lista de países productores de cacao 100% fino en octubre de 2015, por la Organización Internacional del Cacao (ICCO por sus siglas en inglés), pero los conocedores del tema coinciden en que el país no debe bajar la guardia de cara a mantenerse en esa lista.

Estar reconocidos como productor de cacao fino, cien por ciento, por la organización internacional del cacao, le permite al cacao nicaragüense acceder a mercados diferenciados, explica Navarro.

“Es decir, a productores que consiguen volúmenes interesantes de cacao, para chocolateros pequeños o gourmet; o chocolates diferenciados por aroma, origen o por ser de pequeños productores, entre otros, se les abren las puertas a esos mercados diferenciados, que son relaciones de largo plazo y de ganar-ganar”, explicó Navarro. 

“Nicaragua gana un reconocimiento de productor de cacao de alta calidad entre los chocolateros a nivel mundial que se traduce en mayor demanda, mejores precios, mejores oportunidades para todo el cacao que se produzca en Nicaragua, ya que cada grano que se produzca acá ya es considerado como cacao fino que tiene precios superiores a los que aparecen publicados en la bolsa de New York”, dijo por su parte Gerardo Páez, coordinador de la comisión sectorial de Cacao de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN). 

Páez explicó que al gozar de ese reconocimiento, los cacaos 100% finos consiguen precios adicionales de hasta US$7,000 y US$12,000 adicionales al precio de bolsa de Nueva York por tonelada.

Riesgo 

Pero debido a que hay una gran demanda y poca oferta de cacao en el mundo, Navarro considera que en unos años podría invertirse la matriz productora de este rubro.

Es decir, que si hoy día el 95% de la producción nacional está en mano de pequeños productores, dentro de unos cinco años, estima, el boom del cacao podría hacer que al rubro entren nuevos actores, como medianos y grandes productores, y en el afán de producir más introduzcan nuevas variedades.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus