Manuel Bejarano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante cinco años, Sonia Tapia, de Managua, ha recibido remesas desde Estados Unidos.

“Las remesas le sirven a uno enormemente. Ya cuando nos mandan los reales de allá, buscamos cómo comprar la comidita, (pagar) el agua y la luz, estudios, medicinas, pero de lo contario no resolveríamos nuestros problemas”, dijo la mujer, mientras salía de retirar su dinero de una agencia dedicada al negocio.

Otro nicaragüense que recibe remesas es Mario Cerda.

Su esposa, por la falta de oportunidad de empleos en el país, decidió emigrar a Panamá, donde trabaja y envía dinero mensualmente a Nicaragua para la manutención del hogar.

Crecimiento

Nicaragua sigue recibiendo más remesas, según las cifras oficiales.

Más de US$11 millones por encima del año pasado recibió hasta febrero de 2016, respecto a igual periodo del año pasado.

Según el Banco Central de Nicaragua (BCN), el país recibió US$91.2 millones en enero y US$103.4 millones en febrero de este año, siendo sumas de dinero mayores a los US$88.9 millones y US$94.1 millones de los dos primeros meses del 2015.

Nicaragua logró incrementar los recursos en concepto de remesas en el 2015, llegando a un monto de US$1,193.4 millones.

Es decir, el crecimiento porcentual con respecto a 2014 fue de 5.1%.

Los principales envíos llegaron de España, aunque también hubo un leve crecimiento de las remesas de Costa Rica y Estados Unidos.

Soporte

Las remesas son un soporte para la actividad económica del país, explica el economista y docente universitario Luis Murillo.

La economía de Nicaragua depende de recursos producidos a lo interno y a lo externo.

Uno de los recursos producidos a lo externo es la remesa familiar que envían los nicaragüenses que viven y trabajan en otros países, como España, Estados Unidos, Costa Rica, Panamá, entre otros.

Según el Informe de Remesas Familiares de 2015, que publicó el Banco Central en marzo pasado, los recursos que recibe el país por ese concepto representan un 49.3% de las exportaciones de Nicaragua en 2015, las cuales establecieron en US$2,419.4 millones.

Además, señala Murillo, representan casi el monto de la inversión extranjera del país, la que se estableció en US$1,221.7 millones en 2015.

“Es algo benéfico para las familias nicaragüenses que sus familiares en el exterior les envíen dinero. Recordá que las remesas son nuestro primer producto de exportación, más que el café. Y tiene un significado especial, que es que los pobres ayudan a los pobres”, también indicó recientemente el economista Oscar Neira.

La hija de Marcela Mercado está en Panamá y le envía dinero mensualmente para cubrir los gastos del colegio de su hijo, al que dejó en Nicaragua. “Lo que me envía es solo para el pago del colegio del niño y el recorrido, nada más. Yo trabajo por mi cuenta”, refirió la mujer. 

Por su parte, Cristóbal Martínez dijo que sus jefes están fuera del país y le pagan por medio de envío de remesas. 

“Es muy importante para la economía del país, porque se recibe dinero que se genera en otro país”, afirmó Martínez. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus