Máximo Rugama
  •   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Roberto Díaz Rodríguez y Karen Yessenia Álvarez fundaron la cooperativa Biokarol, la cual produce entre 5,000 y 6,000 galones de biofertilizantes al mes, en el municipio de Estelí.

A la fecha suplen a los productores que son beneficiados de un proyecto impulsado por el Servicio Holandés de Cooperación al Desarrollo (SNV). Ellos venden el líquido a un precio módico de C$250.
Roberto Díaz nació en Cuba pero, dice, tiene alma y corazón nicaragüense. Es experto en la agricultura orgánica e impulsa una serie de iniciativas ambientalistas, afín de vivir en armonía con la naturaleza.

Díaz cuenta con una maestría en agroquímica, mientras que su esposa Karen es especialista en ingeniería química. Ambos echaron a andar un proyecto de producción de bioquímicos y fertilizantes biológicos que ahora están poniendo a disposición de los productores, también beneficiados por la cooperación holandesa.

Álvarez recuerda que al inicio las presentaciones eran en botellitas plásticas de jugos, pero concursaron en un  programa donde probaron la eficiencia del producto que ellos crearon con otros de gran calidad ya existentes en el mercado nacional convencional.

Actualmente les espera una inversión que estaría haciendo la cooperación holandesa para ampliar el mercado de sus productos, los cuales serán mucho más accesibles para los productores y de mayor calidad en comparación con los existentes en el mercado local.

El SNV destinó US$100,000 para fortalecer al menos cuatro proyectos destacados en producción de lombricultura, la instalación de una planta procesadora de abono orgánico sólido, entre otros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus