•  |
  •  |

Colaboración El Nuevo Diario

Desde su puesto en una de las mesas rectangulares, Virginia Marisol Gómez explora su entorno. Es casi mediodía y al local inician a llegar los primeros visitantes. Aunque el sitio es nuevo, el giro del negocio no es desconocido para Gómez y su familia, quienes han estado los últimos 25 años vinculados al arte culinario.

“Nosotros iniciamos con un quiosco universitario frente a la UCC, una cafetería se podría decir sin crédito de nadie, luchándola y nos fue muy bien”, rememora Gómez.
Agrega la empresaria que no obstante el éxito en la demanda en ese primer local, distintos factores, incidieron en que el negocio resultase con algunas afectaciones, a tal punto que estuvo casi por cerrar.

“Nos vimos muy mal, en una grave situación económica, decidimos buscar donde ir y llegamos suerteramente al puerto Salvador Allende en el año 2008 y eso fue como un milagro para nosotros, porque sin saber quién era habíamos sostenido una charla informal con Virgilio Silva, gerente de la empresa portuaria y fue así que logramos conseguir un espacio para poner un toldo y vender comida”, dijo Gómez.

OBTENCIÓN DE CAPITAL

Fue con el apoyo financiero de familiares que esta emprendedora inició a cimentar las bases del Ranchito Los Taki Pollo, el negocio al cual ha dedicado todo su esfuerzo y energía los últimos 8 años. Su capital de arranque fue de 8,000 córdobas y fue bajo ese toldo improvisado que ella junto a su esposo comenzaron a vender comida típica en el sitio turístico, tan solo en ese primer día las ganancias logradas superaron los 25,000 córdobas, una cifra que nunca antes habían logrado reunir, platicó la empresaria.

Cuenta Gómez que en esos primeros meses el negocio funcionaba bajo el toldo, pero parte del arreglo de estar en el Puerto incluía la posibilidad de adquirir un rancho típico de los que estaban siendo construidos por la portuaria.

“Desde ese primer día jamás hemos fallado al Puerto, estamos ahí de lunes a domingo, pasamos los primeros dos años bajo toldo, después pedimos a la administración si podíamos ir depositando poco a poco el pago para reservar la construcción del ranchito, en ese momento se requerían US$500 y yo me comprometí a depositar US$50 semanalmente,  el rancho nos lo  entregaron en el año 2010 eso nos permitió crecer y tener mayor cantidad de clientes”, afirmó Gómez.

Pero con el incremento de visitantes,  también se necesitaba mejorar las condiciones del negocio y aunque producto de las ganancias habían logrado realizar algunas ampliaciones (cocina y baños) eran conscientes que aún debían realizar más inversiones.

“Fue en uno de esos días de trabajo, que como clienta nos visitó una ejecutiva de MiCrédito, y con esa microfinanciera obtuvimos un préstamo de 8,000 dólares que invertimos para incrementar el mobiliario e insumos para el negocio, iniciamos a industrializar la cocina y los utensilios, eso nos ha permitido irnos modernizando, desde entonces hemos tenido otros ocho financiamientos que nos han permitido mejorar la calidad del servicio e incrementar la cantidad de comensales que nos visitan, tenemos capacidad para atender entre 200 y 250 personas”, comentó Gómez.

LES CAMBIO LA VIDA

Gómez comparte que gracias al trabajo arduo en el negocio ella y su familia han logrado mejorar sus condiciones de vida, son propietarios de dos viviendas, una de ellas la emplean como bodega y en la otra residen. Producto del negocio también le permitió a su hijo graduarse como ingeniero industrial, -actualmente estudia un posgrado y también trabaja en el negocio familiar. Pero de igual manera ella se ha formado en la universidad, pues está próxima a graduarse como arquitecta de interiores, previo había cursado especializaciones en higiene, manufactura de alimentos y contabilidad avalados por Intur.

Actualmente Taki Pollo da trabajo a 20 personas contratadas de manera fija, más una cantidad similar que se contrata de manera temporal. Recientemente han abierto una segunda sucursal del negocio el cual está ubicado en el recién inaugurado foodcourt del Centro Comercial Managua.

“Estamos aún evaluando la zona, haciendo nuestro estudio del tipo de cliente que nos visita, pero confiamos en que nos irá bien”, dijo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus