•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Golpeados por la caída de las materias primas, los países suramericanos enfrentan el "dilema" de ajustar el gasto público, pero minimizando el efecto en la economía y los logros sociales de la última década, reveló ayer el Banco Mundial.

Los bajos precios de los commodities y la desaceleración de China, gran socio comercial de América del Sur, llegaron para quedarse y los países "se encuentran en medio de una difícil y prolongada transición a un nuevo equilibrio (a una 'nueva normalidad')", señaló el banco en un informe.

Chile y Perú están en una mejor posición por haber ahorrado durante el auge de los precios de los metales: tienen menos correctivos que implementar y su ruta a la recuperación es "más holgada", dijo el economista jefe para América Latina del Banco Mundial, Augusto de la Torre.

Pero en la subregión, que entra a un segundo año de recesión, muchos de los gobiernos están "atrapados en un dilema" entre implementar políticas para estimular el crecimiento y los ajustes necesarios para mantener a raya la inflación y otros indicadores.

"Los gestores de políticas públicas se encuentran atrapados en un dilema entre lo que les gustaría hacer (...) y lo que se ven obligados a hacer", indicó el Banco Mundial, que esta semana celebra junto al Fondo Monetario Internacional (FMI) sus reuniones anuales de primavera boreal, en Washington.

Dilema

Para De la Torre, el dilema se expresa en todos los ámbitos: bajar las tasas de interés, mantener el gasto fiscal y las importaciones estimularía la economía pero empujaría la inflación; mantener los salarios podría incrementar el desempleo.

Colombia deberá administrar "un ajuste inteligente", cuidando de no perder los niveles de inversión extranjera, aseveró el especialista. Argentina está corrigiendo desequilibrios macroeconómicos de "manera sensata", añadió.

  • 1.5 por ciento será el crecimiento de Latinoamérica este año, según el FMI.

En el otro extremo, Brasil tiene menos "espacio de maniobra" y una complicada situación política que amenaza la supervivencia de la presidenta Dilma Rousseff.

Venezuela es un caso "particularmente complicado", según De la Torre: enfrenta un duro panorama por su casi total dependencia de las exportaciones petroleras y la resistencia del gobierno a tomar medidas de ajuste.

De la Torre reconoció que muchos gobiernos están tratando de "suavizar el dolor" de los ajustes, en un proceso gradual y distribuido a lo ancho de la población para no afectar a los más pobres.

El auge de las materias primas permitieron la implementación de enormes planes sociales e impulsó la creación de una nueva clase media en Sudamérica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus