•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los riesgos financieros globales se han incrementado "en los últimos seis meses", elevando las tensiones tanto en países avanzados como emergentes, con lo que la amenaza de un "bucle pernicioso" se cierne sobre la economía mundial, afirmó ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este "bucle pernicioso" está basado en "la frágil confianza, débil crecimiento, mayores tensiones en las condiciones financieras y alza de cargas de deuda" que encaran a la par emergentes y avanzados, según el informe de "Estabilidad Financiera Global" presentado por el organismo en Washington.

"Esto podría abocar a la economía global a un estancamiento económico y financiero. En este escenario, estimamos que el producto global podría caer casi un 4%, respecto a nuestro escenario base, en los próximos cinco años", dijo el director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, el español José Viñals.

"Los riesgos globales se han elevado en los últimos seis meses", agregó, en referencia al último documento financiero del fondo.

En Europa, los bancos aún cargan con el legado de la crisis, con elevados niveles de préstamos morosos y una difícil adaptación de su modelo de negocio al nuevo panorama de bajos tipos de interés.

En concreto, el informe del organismo señala que en la zona euro en febrero (fecha del último episodio de volatilidad financiera) los sistemas bancarios más afectados fueron los de Grecia, Italia y, en menor medida, Portugal junto con algunos de Alemania.

Emergentes 

Por su lado, en los mercados emergentes las tensiones se han recrudecido como consecuencia de "un menor crecimiento, las condiciones de crédito más ajustadas y unos volátiles flujos de capital en el marco de la aguda caída de los precios de las materias primas".

Todo ello, advirtió, en un contexto de reducción de los colchones de seguridad.

Para China, considerada el foco de los episodios de volatilidad de agosto y febrero pasados, el fondo reconoció que la salud de las empresas "ha empeorado" y aseguró que la deuda en riesgo se ha triplicado desde 2010.

En concreto, la cifra de créditos que podrían tener dificultades para ser pagados en China es de 1.3 billones de dólares, algo que "aunque parezca grande, es manejable dadas las reservas" y el "continuado fuerte crecimiento de la economía".

En este contexto, Viñals valoró positivamente las señales dadas por la Reserva Federal (Fed) de EE.UU. de que planea reducir el ritmo de ajuste monetario previsto para 2016, de las cuatro alzas de tasas de interés planteadas en un primer momento hasta un máximo de dos.

"Nos parece razonable que la Fed module el ritmo de subida de los tipos de interés en relación a cómo van cambiando los datos", indicó el funcionario del FMI.

"Lo saludamos y pensamos que ha ayudado a reintroducir certidumbre en el panorama financiero internacional y ha sido una de las razones por las que la turbulencia financiera internacional se ha reducido desde finales de febrero", agregó Viñals.

Asimismo, consideró "positivo el beneficio neto" de los tipos de interés negativos asumidos por bancos centrales como el europeo y el de Japón, como parte de las herramientas monetarias para estimular la economía, pero insistió en que deben ir acompañados de medidas complementarias desde el ámbito fiscal y político.

El informe del fondo se divulga en el marco de la reunión del FMI y el Banco Mundial (BM), que congrega en Washington a los líderes económicos mundiales durante esta semana y después de que redujera las perspectivas de crecimiento global para este año al 3.2%, dos décimas respecto a enero.

Ya estos organismos habían advertido que la recuperación global avanza "a un ritmo aún más lento y frágil", y ha rebajado de nuevo las previsiones de crecimiento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus