Ángel Gómez / EFE
  •   Nueva York, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por segundo día consecutivo, Wall Street terminó ayer con una subida importante y con el Dow Jones de Industriales tocando los niveles de noviembre pasado, antes de las angustias que amargaron el comienzo del año.

El Dow Jones, el principal indicador del parqué neoyorquino, acabó el miércoles en 17,908.28 puntos, el nivel más alto desde el 6 de noviembre, cuando comenzó una progresiva caída que tuvo su mínimo más reciente el 11 de febrero pasado (15,660.18 puntos).

Y es que los mercados bursátiles estaban ayer con los ánimos cargados de entusiasmo. Los calentaron los resultados del mayor grupo bancario de Estados Unidos, el JP Morgan Chase, que cerró el trimestre con un beneficio neto de 5,520 millones de dólares.

Aunque la ganancia fue un 7% menor que la del mismo período de 2015, los analistas esperaban mucho menos, por lo que Wall Street recompensó con un sorprendente regalo: los títulos de JP Morgan Chase acabaron hoy con un avance del 4.23%.

Y ello contagió al sector financiero: el Bank of America subió un 3.69 % y la firma financiera Goldman Sachs, que, al igual que JP Morgan Chase integra el Dow Jones de Industriales, subió un 3.59%.

En suma, el sector financiero ganó de promedio hoy un 2.,27%, aportando optimismo a Wall Street en la primera prueba importante que surge en la presentación de resultados trimestrales de los principales grupos del país.

Todo ello a pesar de que el petróleo de Texas, que había cerrado el martes con el máximo anual anotado hasta ahora, tuvo un comportamiento pobre y un descenso de casi un 1%, principalmente por un nuevo aumento semanal en las reservas de crudo de EE.UU.

Las noticias llegaron desde China, un país que lleva tiempo amargando a los operadores de Wall Street por el impacto que tienen sus malos números en la economía global 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus