Juan Sebastián Chamorro
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La deforestación es un problema serio en el país.  Quería explicarles brevemente cual considero es una de las principales explicaciones del porqué esto está ocurriendo.  No es la única explicación y seguramente habrá otras importantes, pero esta creo que ayuda a explicar el problema en su verdadera dimensión

Gran parte del origen de la deforestación se encuentra en un problema económico. El dueño de un árbol ve a ese árbol como fuente de ingresos.  Puede tumbar el árbol y venderlo como madera que luego será usado para diversos fines, como mesas, sillas o incluso palillos de dientes. Si por ejemplo el árbol es de madera preciosa, como Caoba y le puede extraer un metro cúbico de madera, el dueño podría obtener de ese árbol hasta US$1,200 dólares, que es el precio actual internacional de la madera aserrada de caoba de Centroamérica en estos momentos.  Obviamente que el dueño no va a recibir ese beneficio por la madera, que tiene que ser transportada y aserrada.  Como mucho el dueño del árbol va a sacar unos US$300 por tumbarlo.  

E problema con este análisis es que ese beneficio privado no incluye los beneficios que ese árbol, estando en pie, puede dar a la sociedad, la ecología y la economía en su conjunto.  El árbol tiene los siguientes servicios, llamados servicios ecosistémicos que le brinda a la naturaleza en general:

1.    Secuestra carbono, los árboles sirven de especie de sumidero de los gases contaminantes que los países emiten, en especial las fábricas.

2.    Previene la erosión, manteniendo el suelo fértil en su lugar, ayudando de esta manera a la productividad de la finca del dueño y de la cuenca en general.

3.    Regula la temperatura.

4.    El árbol en sí apoya a la biodiversidad, siendo lugar de vida para aves, mamíferos, insectos, plantas etc. 

5.    Tiene un valor de existencia en sí mismo, la caoba por ejemplo es una especie en vías de extinción y tendríamos un mundo peor si no tuviéramos a esta planta tan maravillosa.

Pero quizá uno de los servicios más importantes de los árboles y del bosque en general, es que son una fábrica.  Una fábrica de producir lluvia.  Las lluvias en Nicaragua ocurren por la llegada de los vientos cálidos y húmedos del Atlántico y el Caribe, que al juntarse con los del Pacífico y con la ayuda de los bosques generan la condensación que provocan nuestras lluvias todos los inviernos.  Por eso no es casualidad que la lluvia sea más copiosa en las zonas donde están ubicadas las reservas de Indio Maíz y Bosawás, porque la lluvia la producen en parte estas reservas.   

El agua de la lluvia es el principal insumo productivo del país.  La agricultura y la ganadería que comprende más del 20% de la producción nacional y es el sector que más emplea gente en el país.  Como solo se riega el 4% del área sembrable en Nicaragua, los agricultores y ganaderos dependen de la lluvia para producir.

Y es aquí donde está el corazón del problema.  Una persona que conserva su bosque en la Costa Caribe, por ejemplo, beneficia a un agricultor con lluvias a cien, doscientos o más kilómetros de distancia.  Esto es lo que se llama la invisibilidad económica de la naturaleza.  Y no aplica solo a la lluvia, sino al secuestro de carbono, a la erosión y los demás servicios ecosistémicos que mencionaba anteriormente.

Como no podemos asignar esos beneficios, no podemos valorar en su verdadera dimensión a ese árbol y al persistir el valor económico en contra de los otros beneficios que el dueño del árbol no recibe, decide tumbar el árbol por su propio beneficio a expensas de los demás.  Por esta razón, millones de árboles en todo el mundo caen, reduciendo el área boscosa cada día.

Qué acciones a tomar

1.    Educación. La educación es la base para poder reducir el problema de la deforestación. Un ejemplo claro es la iniciativa ecológica Aula Verde, de la cual Funides ya es parte.

2.    Mejores políticas y marcos regulatorios. Debemos eliminar la corrupción y aplicar la ley de protección del medio ambiente, crear incentivos a reforestar y aprobar la iniciativa de ley de vuelo forestal que también Funides ha promovido.

3.    Pagos por servicios ambientales. Hay empresas en Nicaragua que ya hacen este tipo de pagos y son experiencias exitosas. Además, se debería transferir recursos públicos a los que está brindando el servicio y castigar con impuestos a los que contaminan y deforestan.

4.    Cambiar patrones de consumo, si uno compra productos de madera debe asegurarse que están certificados y que provienen de plantaciones forestales.

5.    Plantar árboles. Cualquier persona que tenga espacio disponible para hacerlo debería de aprovecharlo e ir plantando poco a poco, y dentro de unos años tendremos árboles que nos brinden los beneficios que les he mencionado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus