•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de haber leído la semana anterior el caso “Banco del ahorro”, usted lo ha analizado releyendo los artículos del profesor Ramírez Sánchez, publicados por “El Nuevo Diario”, evaluando el entorno económico y político, la industria bancaria y la situación del banco, y ha llegado a las siguientes conclusiones, las cuales compartirá con su junta directiva.

Primera: que para decidir como “fondearse” y con qué tipo de créditos impulsar el crecimiento del banco, usted necesita tener una idea de la inflación y de la devaluación que se experimentará este 2016; ya que solo con esta información usted podrá tener una idea del “costo efectivo” del fondeo con recursos externos y así compararlo con el costo en moneda local, que dependerá de las tasas pasivas prevalecientes en el mercado doméstico, que son del 40 por ciento y el efecto del “encaje legal”. Asimismo, usted cree que lo más probable es que el presidente del banco central continúe su política de mantener la “tasa de cambio real” constante, es decir, que la tasa de devaluación de la moneda local será aproximadamente igual a la diferencia entre la inflación local, que necesitamos estimar, y la inflación mundial que ya sabemos que será 4 por ciento.

Segunda:  que para estimar la inflación local lo primero que debe hacer es estimar la “brecha de recursos”, es decir, la diferencia entre el incremento en la demanda total de crédito, tanto del sector público como del privado, y el incremento en los recursos internos sanos, es decir, los respaldados por el “crecimiento real” en la producción nacional. Como usted sabe, el incremento total en la demanda de crédito interno será de 3,500 millones de pesos, 2,000 provenientes del déficit fiscal, que fue reducido a la mitad en base al acuerdo con el FMI y 1,500 provenientes del sector privado. Por otro lado, usted también sabe que los recursos internos sanos, respaldados por el crecimiento real en la producción, crecerán en 105 millones de pesos, ya que la liquidez total original era 10,500 millones y el “crecimiento real” será del uno por ciento.  por lo tanto, la brecha será de 3,395 millones (3,500 menos 105) y usted sabe que esta brecha puede ser financiada por recursos externos y reservas internacionales, que no son inflacionarios, y por la “emisión inorgánica” que es inflacionaria. Pero usted también sabe que parte de la “brecha de recursos” será financiada con 500 millones de pesos provenientes del endeudamiento externo permitido por el acuerdo con el FMI, recursos que no causarán inflación; pero también sabe que, debido al mismo acuerdo con el fondo, no se podrá utilizar las reservas internacionales, que de haberse utilizado, tampoco hubieran causado inflación.

En consecuencia, la “brecha de recursos”, que se financiara inflacionariamente, por medio de la “maquinita”, asciende a 2,895 millones, que se obtienen restando a los 3,500 millones de incremento en la demanda de crédito, los 105 millones provenientes del crecimiento real de la economía nacional y los 500 millones de pesos provenientes de los recursos externos. Por lo tanto, la inflación local será, aproximadamente, 27.50 por ciento y la cual se obtiene de dividir la emisión inflacionaria de 2,895 millones por la liquidez total original que era de 10,500 millones.

Tercera: que sabiendo que la inflación local será aproximadamente de un 27.50 por ciento y la mundial será de un 4.00 por ciento, y conociendo la política cambiaria que seguirá el presidente del banco central, usted puede estimar que la devaluación será de aproximadamente un 23.50 por ciento.

Cuarta: que por lo tanto, el fondeo con recursos externos, aparentemente muy baratos, le terminara costando, aproximadamente, un 41.50 por ciento, el cual lo obtuvo al sumarle a tasa “prime” de 8.00 por ciento, el costo por el “riesgo país” que es del 6.00 por ciento y la posible devaluación del 27.50 por ciento.

Quinta: que el costo efectivo de los depósitos en moneda local será de un 42.10 por ciento, y el cual se obtiene de aplicarle la tasa nominal de 40 por ciento a los “fondos disponibles”, que ascienden al 95 por ciento de los depósitos captados, ya que el 5 por ciento será congelado en forma de encaje.

Sexta: que dado que los “gastos administrativos”, por casualidad, serán compensados por los “ingresos por servicios”, tales como emisión de cartas de crédito, por esta vez, usted no tiene que preocuparse por estas dos piezas de información; como tampoco se tendrá que preocupar por la “mora”, ya que la misma es prácticamente inexistente. Después de todo el profesor Ramírez no es tan duro como parecía.

Séptima: con esta información, ya usted sabrá cómo “fondearse” y conociendo las tasas “activas” que puede cobrar por los distintos tipos de préstamos que conforman su cartera, usted podrá calcular sus “márgenes financieros” y decidir qué sectores financiar prioritariamente. Y para que se dé cuenta que no somos tan duros, no analizamos el caso de un cambio en la política cambiaria que pudiera llevarnos a una sobrevaluación de la moneda local, o el incumplimiento con el FMI,  estamos de acuerdo?  Como ve, el caso no era complicado y por eso le recomiendo la maestría que está ofreciendo el “Ibesi” y la “CCSN”.

nramirezs50@hotmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus