•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

América Latina y el Caribe afronta un año complicado debido en gran parte a la caída de los precios de la materias primas y a la debilidad global, por lo que tiene la tarea de fortalecer su infraestructura y disminuir la deuda de sus empresas para aminorar el golpe, identificó ayer el FMI.

Según el pronóstico más reciente del Fondo Monetario Internacional (FMI), este año la economía regional se contraerá un 0.5%, que se suma al -0.1% de 2015, y no será hasta 2017 cuando crecerá un 1.5%.

Latinoamérica "presenta un crecimiento promedio negativo para un segundo año, que se explica por las cuatro economías que están en recesión: Venezuela, Brasil, Ecuador y Argentina", explicó el director del FMI para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner.

En la presentación del informe Panorama Económico Regional para América Latina y el Caribe, en la Ciudad de México, Werner subrayó las debilidades y fortalezas del subcontinente.

Sobresale el "importante" crecimiento de la deuda de las empresas privadas no financieras, que aumentó en las cinco economías más importantes de América Latina —Brasil, Chile, Colombia, México y Perú— de 170,000 millones de dólares en 2010 (4.3% del PIB) a 380,000 millones de dólares en 2015 (10.5% del PIB).

"Gran parte de esto está concentrado en el sector energía y en otros sectores de materias primas", advirtió Werner, por lo que el FMI considera necesario "revisar" este deuda acumulada en su mayoría en bonos en divisas extranjeras.

En la presentación de este estudio, el director para el Hemisferio Occidental también subrayó los baches en infraestructura.

"Hay una necesidad de seguir impulsando esta agenda", dijo, luego de exponer una gráfica en la que solo Chile —no así Argentina, Brasil, Perú, México y Colombia— tiene una calidad de infraestructura similar a la de sus principales rivales comerciales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus