•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario del Tesoro de EE.UU., Jack Lew, advirtió ayer al Congreso del riesgo de “impagos en cascada” del Gobierno de Puerto Rico y de que si no aprueba “la propuesta de reestructuración” de la deuda de la isla, “el rescate” federal “puede convertirse en la única salida legislativa posible”.

En una carta remitida al Congreso, Lew subrayó que sin acción legislativa “el rescate federal con fondos de los contribuyentes puede convertirse en la única salida disponible”.

“Sin un marco de reestructuración ordenado para encarar sus deudas, Puerto Rico enfrentará una serie de impagos en cascada”, señaló en la misiva dirigida a los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado.

Además, Lew indicó que “los litigios, que ya están en marcha, solo se intensificarán” y “necesitarán de años antes de resolverse”.

Este domingo, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, anunció su decisión de aplicar una moratoria unilateral en el pago de los 422 millones de dólares que debía abonar a los titulares de deuda del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), el brazo financiero del Ejecutivo.

Impago masivo 

Aunque en meses pasados ya había dejado de pagar algún vencimiento puntual de deuda, el anunciado este domingo es el primer impago masivo en la historia de esta isla caribeña.

Un día después, el gobernador puertorriqueño adelantó ayer que no habrá dinero para pagar los 2.000 millones que vencerán el 1 de julio, entre los que hay unos 700 millones de dólares en obligaciones generales, cuyo pago está garantizado por la Constitución local y que seguramente acarreará “una infinidad de demandas” ante los tribunales estadounidenses.

El “número dos” en la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, aseguró la pasada semana que espera que se consiga una propuesta legislativa para el 1 de julio.

La Administración de Puerto Rico acumula una deuda de 72.000 millones de dólares, considerada “impagable” por el Gobierno local en medio de la aguda crisis económica que registra la isla caribeña, que cuenta con 3,5 millones de habitantes.

Dado que Puerto Rico es formalmente un estado libre asociado de EE.UU. y no un estado más de la Unión, no puede acogerse a la protección del Capítulo 9 de la Ley de Bancarrota, algo que ha solicitado de manera insistente el Gobierno de García Padilla para reestructurar el pago de esta deuda y que ha sido rechazado por los republicanos, que controlan ambas cámaras del Congreso.

La economía de Puerto Rico lleva nueve años seguidos de recesión, lo que ha provocado una importante migración de residentes de la isla hacia el territorio continental estadounidense. 

Casa Blanca alerta 

La Casa Blanca alertó ayer de que la situación en Puerto Rico, que este domingo incurrió en su primer impago masivo de deuda, “empeora cada día”, al reiterar la “urgencia” de que el Congreso de EE.UU. actúe al respecto.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, comentó que espera que ese impago masivo y la declaración de ayer del gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, acerca de que la isla tampoco tendrá dinero para pagar los vencimientos de deuda del 1 de julio “creen un nuevo sentido de urgencia” entre los miembros del Congreso de EE.UU.

“Han pasado 194 días desde que la Administración (del presidente Barack Obama) ofreció una propuesta legislativa para hacer frente a esta situación”, recordó Earnest en su rueda de prensa diaria.

Según el portavoz de Obama, “desgraciadamente” el Congreso, controlado por los republicanos, no está actuando con la rapidez necesaria para que “un rescate a Puerto Rico sea menos probable”.

Este domingo, el gobernador de Puerto Rico, Estado Libre Asociado de EE.UU., anunció su decisión de aplicar una moratoria unilateral en el pago de los 422 millones de dólares que debía abonar a los titulares de deuda del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), el brazo financiero del Ejecutivo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus