•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El hombre que viste vaquero estrecho, camisa a cuadros, botas puntudas y faja con hebilla gruesa ha viajado desde Camoapa, Chontales, en busca de una flota de motocicletas para usarlas en su finca ganadera San Luis. El joven universitario que luce camisola ceñida al cuerpo, short estilo comando y zapatos deportivos se ha asomado a una sala de ventas en Managua para cotizar el precio de una motocicleta que le permita transportarse, sin inconvenientes, por la capital. Ambos han llegado con la convicción de llevarse 7 de los 62,000 vehículos que las empresas vendedoras esperan facturar en 2016.

Miguel Alemán, el señor de acento campechano de Camoapa, y Monsieur García, un chico estudiante de mercadeo y publicidad, buscan en las motocicletas dos particularidades: ahorro y facilidad al movilizarse. El primero quiere seis vehículos de este tipo para dárselos a los trabajadores que se encargan de arrear ganado y vigilar los cultivos de la finca; el segundo quiere una motocicleta porque al hacer un cálculo matemático, en conjunto con sus padres, se dio cuenta que es mucho más barata que estar pagando en taxi más de C$250 al día.

Ellos son tan solo dos casos que reflejan el porqué del incremento en la comercialización de motos. Las ventas de estos vehículos en el mercado nicaragüense alcanzaron un volumen de 55,000 unidades durante 2015, lo que supone el mejor resultado comercial desde 2008 y representa una subida del 23% respecto a 2014, según la Asociación Nicaragüense de Distribuidores de Vehículos Automotores (Andiva). Otro de los datos que confirma el dinamismo de las motos es la Encuesta de Medición de Nivel de Vida 2014, la cual reveló que la tenencia de motocicletas pasó del 2% en 2005 al 11% en 2014, logrando un crecimiento del 513%  entre esos años.

Por su parte, el presidente de Andiva, Álvaro Rodríguez, proyecta que al concluir el 2016 las 32 empresas vendedoras de motos lograrán facturar 62,000 vehículos a nivel nacional, una cantidad que representaría un incremento de 11%. 

“Los crecimientos año con año son similares, hemos venido de un crecimiento sostenido de 10% u 11%, pero en 2015 tuvimos un crecimiento importante y consideramos que en 2016 la tendencia es crecer más o menos 11%", explicó Rodríguez.

Importaciones 

Estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN) reflejan que en 2015 el país pagó US$46,568 millones por importaciones de motos, más de US$9 millones que en 2014, cuando el costo de la importación de este mismo vehículo alcanzó los US$37,313.6 millones.  

“Las   adquisiciones   de   bienes   de   capital alcanzaron  un  valor  de  US$1,366.2  millones , equivalente  a  una  tasa  de  crecimiento  de  10%. El aumento fue inducido principalmente por una mayor introducción de equipo de transporte con una tasa de crecimiento de 17.4%, debido a mayores compras de vehículos livianos y motocicletas”, refiere el BCN en su Informe Anual.

Aun cuando Nicaragua ha mostrado un incremento en la venta de estos vehículos, el presidente de Andiva señala que el país está en pañales si se le compara con los demás mercados centroamericanos. 

“Guatemala vende al año entre 140,000 y 150,000 motos, en Costa Rica se venden alrededor de 80,000, El Salvador es el mercado más deprimido, pues vende alrededor de 30,000 y Honduras anda entre 55,000 y 56,000 motos. Honduras y Nicaragua estamos bastante parecidos en cuanto a mercados”, planteó Rodríguez.

Te interesa: Aumentan detenciones de motorizados ebrios

El dinamismo se debe a que existe una treintena de empresas competidoras en el mercado que actualmente ofrecen 42 marcas de diferentes precios y calidades. 

“El financiamiento ha incidido en la venta de motos, el nica va bajando del bus y la bicicleta a la moto, obviamente el consumo es más barato, la moto no deja de ser un método de transporte barato”, dijo Henry Pérez, ejecutivo de ventas de una de las empresas distribuidoras de la capital, quien además considera que financiar una moto es ahora igual como una lavadora o un televisor inteligente.

Usos

El 70% de las motos vendidas corresponde a modelos sport y mensajeras. La mayoría de los compradores la usan para el trabajo diario, pues señalan que algunas empresas establecen como requisito tener un vehículo propio. 

Allan Espinoza, un chavalo de 22 años de edad, aplicó por un puesto de mensajería varias veces, pero se lo negaron: “Yo pensé que las empresa me asignaría la moto, pero tuve que comprar la mía y fue así como logré obtener un puesto. De otra manera habría sido imposible”.

Para Allan, la moto es sinónimo de ahorro. Dice que en su trabajo le pagan un viático de combustible y la depreciación de su medio de transporte, así que cuando le toca hacer mandados personales o salir con su novia invierte unos C$100 para movilizarse. 

“Obtener la moto salió mejor de lo que pensé, logré un trabajo y tengo muchas más facilidades para moverme cuando quiera y donde quiera, sin tener que pensar que el bus me dejó”, explicó.

“Lo más cotizado son las motos sport y las motos mensajeras, está otro nicho que son las ONG y las instituciones públicas, como la Policía, que compran las motos montañeras por las característica de sus funciones. En las zonas ganaderas, en las zonas del Centro y el Caribe Sur también hay una demanda por las motos montañeras”, explicó el presidente de Andiva.

Estadísticas de la Policía Nacional indican que 300,000 motos conforman el parque vehicular de Nicaragua. Los motociclistas continúan en primer lugar entre los vehículos que más resultan involucrados en accidentes automovilísticos, al provocar el 40% de estos, según datos de la Dirección de Seguridad de Tránsito Nacional, difundidos hace algunos meses.

Sobre este tema Álvaro Rodríguez,  presidente de Andiva, revela que las empresas vendedoras sostienen reuniones con la Policía Nacional para dar respuesta al problema de accidentalidad en motocicletas. 

“Hemos trabajado con la  Policía para que la gente use el casco de protección, es una medida de seguridad importante, pero hemos querido implementar un sistema de educación de conducción responsable, que se sume a los exámenes tanto teóricos como prácticos. Estamos enfocados, porque como empresas y como Andiva nos interesa que eso (los accidentes) no se siga dándose”, manifestó Rodríguez.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus