Josué Garay
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace más de 40 años las personas eran fieles a sus trabajos.

Con el paso de los años eso ha cambiado, y los trabajadores hoy día ya no son tan fieles a sus puestos laborales, sino que muchas veces lo son más bien a sus jefes, dice el conferencista mexicano Jaime Leal.

Leal llegó a Nicaragua a brindar una conferencia sobre cómo las empresas pueden conseguir una mayor productividad.

En su charla abordó el concepto del salario emocional, “una estrategia de bajo, o casi nulo costo para lograr incrementar la productividad en las organizaciones y negocios”.

"El salario emocional es un concepto asociado a la retribución de un empleado, en la que se incluyen cuestiones de carácter no económico, cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo, fomentando la conciliación laboral", explica la Asociación Española para la Calidad.

Leal asegura que una empresa que logra aplicar esa estrategia del “salario emocional” tiene más utilidad por parte de los colaboradores, mayores ventas, menor reducción en la rotación de personal, menos accidentes laborales y mayor innovación por parte de los empleados.

“La universidad de Harvard en Estados Unidos implementa lo que es el salario emocional, y es por eso el prestigio y calidad que ha logrado”, señala Leal, quien también es docente de Liderazgo y Comunicación en la Universidad de Monterrey.

Aliados

En países como Nicaragua, es importante que las empresas tengan a sus trabajadores como aliados, según Leal, porque las empresas son como comunidades. “En todas hay gente y como ser humano la búsqueda que se tiene es la felicidad y si en un trabajo se está bien, habrá mejor eficiencia”, dice.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus