•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ollas fúnebres, muñecos de barro semejando tótems, vajillas, piedras de moler, figuras de animales, piezas de tres y cuatro patas de Ometepe y Zapatera, utensilios que utilizaban nuestros antepasados, todo en miniatura, se encuentran en Mi Museíto, de Sergio Canuda, originario de Mazatlán, Sinaloa (México), pero con el corazón en Nicaragua desde hace 21 años.

El pequeño mundo está en la segunda planta del Palacio de Cultura “Joaquín Pasos Argüello”, de Granada. 

“Me enamoré de Nicaragua. Es un país bonito, lo amo y respeto, por eso estoy aquí en Granada”, expresa Canuda.

Dice que su interés es que todo mundo conozca sus grandes obras en miniatura. Tiene 450 figuritas en exposición y 700 resguardadas.

Contó que en su colección puede haber desde la figurita de un torero, de Cantinflas, Rubén Darío, Fidel Castro, Saddam Hussein, Bin Laden, entre otros.

Reto 

Canuda explica que entre más pequeña es la figura, él se siente más grande en ese arte que aprendió cuando tenía catorce años. Actualmente anda en los 62 y sigue realizando pequeños búhos de tres por tres milímetros. “Es un reto”, confiesa.

No usa lentes ni lupa. Cuando pinta los ojos de sus figuritas, se corta un pelo del cabello y ejecuta un movimiento rápido antes que la pintura se seque. “Es un don que Dios me ha dado, porque a los seis metros de distancia no distingo si alguien pasa en frente, pero de cerca veo bien”, cuenta.

“Este es mi pequeño mundo”, repite, “que quiero que otras personas lo conozcan, pero necesito un local propio, el que podría adquirir e ir pagando poco a poco”.

“No quiero que esto se pierda. Si las dono, debe ser a una institución o persona responsable para que perduren”.

En noviembre de 2017 espera exponer por primera vez su creación en su país, México, en varios museos que lo tienen en agenda.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus