•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El informe presentado ayer por la Cámara Americana de Comercio (Amcham) en Sao Paulo señala que con datos proyectados hasta 2030, un acuerdo entre Brasil y los dos bloques elevaría en un 19.2% las exportaciones y aumentaría en un 25.8% las importaciones.

En caso contrario, el impacto sería de una reducción del 0.34% del PIB brasileño para 2030, con una caída del 0.57% de las exportaciones para Europa y Estados Unidos y del 1.46% para las importaciones en esa misma corriente comercial.

El estudio analizó el impacto en el PIB brasileño de la reducción de tarifas y eliminación de barreras en una eventual participación de Brasil dentro de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por su sigla en inglés).

En un análisis por separado, el informe indicó que en caso de concretarse el acuerdo entre Brasil y la UE, como se tramita a través del Mercosur, el impacto sería positivo en un 2.8% para el país suramericano, con un aumento del 12.33% de las exportaciones y del 16.93% de las importaciones hasta 2030.

Con Estados Unidos, en tanto, el beneficio para la economía brasileña en los próximos catorce años sería del 1.29%, con ventas a ese destino aumentando en un 6.94% y un incremento del 7.46% en las compras.

Más competitividad

El análisis, que forma parte del programa "Mas competitividad" de la Amcham, concluyó que Brasil, con una participación del 3.0% del PIB mundial y del 1.2% del comercio internacional, tiene "una economía cerrada, con pocos acuerdos comerciales, y la situación del país lo distancia de la economía internacional".

El 65% de las transacciones entre países, apuntó el informe, "ocurre en el ámbito de los acuerdos comerciales" y la "tendencia" es que las economías "más fuertes" están "organizando megaacuerdos" para potenciar el comercio entre ellas.

Cautela

No obstante, el texto recomienda "cautela" a la hora de firmar cualquier acuerdo y pidió una "planificación cuidadosa" a largo plazo.

"El sector privado debería promover la productividad dentro de las empresas, mientras que el Gobierno debe centrarse en medidas como la reducción de la carga tributaria, el aumento en la calificación de la fuerza de trabajo y la adopción de una política fiscal que promueva una tasa de cambio real más estable", concluyó.

La economía brasileña, según los analistas del mercado financiero, deberá terminar 2016 con una contracción del 3.8%, la misma variación negativa de 2015, en un escenario que confirmaría una recesión, la primera desde 1930. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus