EFE
  •   Miami, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El déficit crónico de inversión que lastra el crecimiento económico en Cuba ha hecho que el Gobierno de ese país intente atraer a las empresas extranjeras, aunque está por ver "si ese entusiasmo se convierte o no en inversiones reales", señaló ayer en un artículo la consultora The Havana Consulting Group.

La apuesta actual del gobierno cubano por "atraer inversión extranjera" ha generado "gran interés entre empresarios estadounidenses y extranjeros", apuntó esta organización con sede en EE.UU.
Algo que es "palpable" a tenor del número de delegaciones que visitan la isla caribeña y el interés manifestado por los funcionarios cubanos en abrir caminos a la inversión extranjera.

Ahora bien, The Havana Consulting Group consideró prudente mantenerse escépticos hasta comprobar que las inversiones extranjeras "se conviertan o no en inversiones reales".

Inversiones de US$2 mil millones

Pese a que no existen estadísticas disponibles sobre los montos de inversión extranjera en Cuba, ya que la isla no publica con regularidad esas cifras, se estima que alcanzaron unos US$2,000 millones en el período 1996-2001.

El único dato reciente, prosigue el artículo, se extrae de una declaración del ministro de la Inversión Extranjera, quien apuntó que la inversión llegó en 2006 a un récord de 981 millones de dólares, un 22% más que el año anterior.

La norma cubana de "mantener silencio sobre los flujos de inversión extranjera" contrasta, sin embargo, con las docenas de noticias publicadas sobre las visitas de delegaciones extranjeras a la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM).

El ZEDM es un centro empresarial y puerto mercante que ofrece condiciones ventajosas a la instalación de empresas foráneas.

Proyectos

Entre los proyectos en marcha en la ZEDM está el de la compañía multinacional británico-holandesa Unilever (que fabrica artículos del hogar y de cuidado personal) y la corporación estatal cubana Intersuchel, con una inversión de US$35 millones, según el artículo.

Otros proyectos autorizados para operar en la zona son el de la compañía española ProFodd o el de la empresa conjunta BrasCuba, de capital brasileño, dedicada a la producción de cigarrillos.

Lo cierto es que, tras el deshielo de las relaciones diplomáticas y económicas con Estados Unidos, la inversión extranjera en Cuba "ha generado gran interés" y resulta un mecanismo necesario para "paliar el muy grave déficit de inversión", insistió la organización.

Los expertos calculan que la isla necesita al año unos 3,000 millones de dólares en inversión extranjera para "alcanzar una adecuada fase productiva".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus