•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) recomienda en su Primer Informe de Coyuntura Económica de 2016 hacer una serie de reformas en el sistema energético del país, lo que incluye continuar la diversificación de la matriz energética; definir e implementar los papeles de cada uno de los actores; una revisión de los pliegos tarifarios; mayor racionalización de los subsidios que se brindan en el país, entre otros.

“A pesar de los bajos precios del petróleo que hacen la generación térmica más barata respecto a las renovables (actualmente), es importante seguir promoviendo las renovables en Nicaragua en virtud del gran potencial que posee el país”, recomienda ese informe.

En ese sentido, Funides recomienda poner en práctica políticas como los Certificados de Energía Renovable (CER) o estímulos fiscales.

"El gobierno emite metas de CER y la obligación de proporcionarlos puede satisfacerse instalando generación renovable o comprando CER a generadores que ya tengan satisfechas sus metas", ejemplifica Funides.

Independencia del regulador

“Estamos recomendando aumentar la independencia del regulador. El regulador juega un papel fundamental en el mercado energético, ya que es una de las primeras cosas por las que pregunta un inversionista en el país”, explica Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides.

En el informe, Funides sostiene que “el regulador tiene a su cargo garantizar el buen funcionamiento del mercado, por tanto debe ser independiente y contar con fortaleza técnica y financiera, a fin de ofrecer garantías a los inversionistas.

Te interesa: Cobertura eléctrica aumentará 4.7% este año

Tarifas

Funides hace un llamado a revisar los pliegos tarifarios del país, en vista de que estos no se corresponden con la normativa estipulada.

“A manera de ejemplo, El Salvador y Guatemala tienen nueve tipos de tarifas en dos niveles de tensión, baja y media tensión. En Panamá hay siete tipos de tarifas en tres niveles de tensión: alta, media y baja. Estas cantidades no incluyen la tarifa social. Solamente en El Salvador, entre los países en ejemplo, hay tarifas por tamaño de demanda. Nicaragua contrario a estos países, tiene 26 tipos de tarifas entre baja y media tensión, sin incluir la tarifa social y en varios tipos de tarifas hay subtipos por lo que prácticamente se duplica la cantidad de tarifas”, explica Funides en el informe.

Según ese informe desde el 2002 no se ha hecho una revisión al pliego tarifario.

Subsidios

Funides recomienda analizar con más detalles los efectos de utilizar como referencia un rango de consumo de hasta 100 kilovatios horas por mes como el rango básico para otorgar subsidios, en vez de 150 kilovatios horas por mes como en la actualidad.

Según el informe de Funides, en Nicaragua hay 985,155 hogares registrados como clientes del servicio eléctrico.

De ellos, el 82.6% tienen consumos de hasta 150 kilovatios hora por mes, pero todos juntos representan el 20% del total del consumo residencial.

El 60.4% consume hasta 100 kilovatios hora por mes con un consumo que representa el 10 por ciento del total residencial.

Es decir, los consumidores residenciales en el rango de hasta 100 kilovatios hora por mes representan la mayoría en el rango de hasta 150 kilovatios hora por mes con una participación de la mitad del consumo de lo que representa ese rango en el total, explica el informe.

Nicaragua es el tercer país de América Latina que más destina subsidios eléctricos como proporción de su producto interno bruto, según el FMI.

“Los subsidios totalizan un 2.1 por ciento del PIB, muy superior al promedio regional que es de 0.8 por ciento. El estudio señala que los subsidios a la electricidad son más fuertes en países de bajos ingresos y en la región centroamericana y del Caribe. El nivel de subsidios también es alto en países donde el fraude eléctrico es alto, así como los costos de generación”, refiere el informe del FMI, según cita Funides.

En Nicaragua los subsidios vigentes son cuatro, de acuerdo con ese estudio, que son subsidio a consumos mensuales residenciales iguales o inferiores a 150 kilovatios hora por mes; subsidio a asentamientos precarios; reducción del 50% a la tarifa a jubilados que consumen mensualmente un máximo de 150 kilovatios hora por mes; y la exoneración y reducción del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) a clientes residenciales.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus