•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Juan Ignacio Martínez, presidente de la Cámara Nicaragüense de Tabacaleros (CNT), expresó que el proceso de revisión de la norma que regula la venta de puros premium en los Estados Unidos “no viene a interrumpir nuestro trabajo actual ni nuestros planes futuros”.

“La nueva regulación es algo que venimos esperando desde hace mucho tiempo, pues desde el 2013 y 2014 se viene discutiendo, revisando y negociando la propuesta de regulación por parte del FDA (Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos)”, expresó Martínez.

Según él, la Ley de Control de Tabaco y Prevención Familiar del Hábito de Fumar de Estados Unidos no los toma por sorpresa y por el contrario se han venido preparando desde hace muchos años para afrontar este tipo de regulaciones que “vienen no solo de Estados Unidos, sino también de Europa y de muchos mercados alrededor del mundo”.

Diferenciación clara 

Martínez consideró injusto que los puros premium sean incluidos en un bolsón generalizable, dadas las diferencias de noche y día que hay en el producto. “Esto será algo por lo que continuaremos empujando para lograr una diferenciación clara y precisa”, agregó.

Por otro lado, el presidente de la CNT explicó que no es la primera ni será la última situación que deberán enfrentar. “De igual manera, Estados Unidos no es el primero en aplicar estas regulaciones. Ya convivimos con regulaciones similares en Europa, Asia y América Latina; aunque estas del FDA son más riesgosas por los elementos de costes”, lamentó. 

Te interesa: Arce: "EE.UU. nos está dando mazazo con el tema del tabaco"

También resaltó que su industria comparte la opinión de que el consumo de todo producto en exceso es perjudicial para la salud, “incluyendo, pero no limitado, al tabaco, el consumo excesivo de alcohol, de comida, de comidas rápidas, de azúcar, de bebidas carbonatadas, de marihuana, el cual se encuentra en proceso de despenalización en Estados Unidos o productos mucho menos regulados e inclusive, satanizados que el nuestro, también son perjudiciales para la salud. Apoyamos la idea de que el consumo de todo debe ser en moderación”.

Regulación amplia 

La regulación, dijo Martínez, están diseñada para abarcar la totalidad de los productos derivados de o relacionados con el tabaco que incluyen: cigarrillos, tabaco de rolar, tabaco de mascar, tabaco para pipa, puros mecanizados, puros premium, cigarrillos y vaporizadores electrónicos y cualquier otro producto relacionado que llegase a existir en el futuro.  

Además dejó claro que en Nicaragua la gran mayoría de la producción es catalogada como puros premium hechos totalmente a mano con hojas de tabaco natural sin aditivos ni ingredientes no naturales.

Participación en el mercado

“Nuestra participación en el mercado es menor al 0.01%, por tanto no podemos generalizar.  Sumado a ello, la misma regulación cita y reconoce que en un informe del 2014 del Surgeon General explícitamente dice que comparado a las personas que fuman cigarrillos, aquellos que fuman exclusivamente puros tienen menores riesgos de salud”, planteó Martínez.

De acuerdo a Martínez, la regulación está orientada a entender y analizar el consumo exclusivamente de puros premium, lo que obliga a que la mismo FDA extrapole y haga inferencias sobre comportamientos utilizando estudios que considera generales o amplios, tomando en cuenta el tamaño de industria y las características particulares de los productos.

Por tanto, dijo, aunque no cuestionan las investigaciones que utiliza la agencia, si cosieran que existe una falta de evidencia sustantiva que se refiera al comportamiento de los consumidores específicamente de los puros hechos a mano. 

“Cuando ellos hablan de la categoría “Cigars”, en la que nos incluyen a nosotros, hablan de puros hechos a máquina, o puros de mercado masivo, que suman más de 14 mil millones de unidades consumidas al año. En otras palabras, ese estudio habla de que un 9% de estudiantes de secundaria habían consumido al menos un puro (“Cigar”) en los últimos 30 días. Pero no preguntan si es un puro premium, sino que un “Cigar” de los 14 mil millones que se consumen anualmente. Adicionalmente, y sin ánimo de menospreciar la evidencia, un 9% equivale a menos de 1 persona de cada 10, lo cual podemos estar confiados que es considerablemente menor que la cantidad de personas de esas edades que consumen otros productos que podrían ser considerados igual o más dañinos que los puros, pero que no son igual de regulados”, refutó.

El consejero económico de la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua, William Muntean, dijo recientemente que estas regulaciones implican una serie de cambios que se harán de forma escalonada. A Martínez se le consultó sobre qué  implicaciones tendrán esos cambios para la agroindustria del tabaco nicaragüense y respondió que la mayoría de estos tienen que ver con reportes, informes, advertencias sanitarias y etiquetado, restricciones de acceso por parte de menores de 18 años, regulación de las advertencias en publicidad y elementos de norma que son bastante básicos, y que entrarán en vigencia de manera escalonada a partir de agosto de este año.

“Estos potenciales costes son los que estaremos revisando más de cerca y en contra de los cuales estaremos pronunciándonos. En cuanto a las implicancias para la agorindustria, estarán en función de los costos que la regulación nos imponga, pero aun están pendientes estas aclaraciones. Para mientras, nuestras empresas siguen trabajando normalmente”, aclaró.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus