•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para un buen funcionamiento del motor de tu automóvil, uno de los elementos más importantes es el aceite. En el interior del motor hay muchos componentes que están en permanente movimiento y roce. El exceso de este último provoca mayor desgaste de piezas y con el tiempo un deterioro del motor. Entonces, la función del aceite es lubricarlo y protegerlo, generando una película separadora de las partes móviles y disminuyendo así el desgaste y el calentamiento excesivo, que puede provocar una falta de eficacia en el funcionamiento interno del motor y agarrotamiento a corto plazo, según se explica en el portal Guioteca.

Este aceite debe ser renovado periódicamente, ya que con los cambios de temperatura y el desgaste propio de las mismas piezas va perdiendo sus propiedades como lubricante. Al mismo tiempo, debemos reemplazar el filtro de aceite que cumple un papel muy importante en la limpieza del lubricador. Existen diversos tipos de aceite para el motor, así como diversos grados y composiciones. Aquí vas a poder encontrar dos categorías, multigrados y monogrados.

Multigrados

En la categoría de los multigrados se encuentran los sintéticos, semisintéticos (tecnología sintética) y minerales. Así, 5w30 – 5w40 – 5w50, son aceites sintéticos que rinden sobre 10,000 kilómetros y son recomendados para vehículos nuevos o con poco uso. Por su parte, 10w40 se encuentra en versiones semisintético o de tecnología sintética; es recomendado para 7,000 kilómetros. Este aceite es el más utilizado por los vehículos nuevos y su rango de trabajo está entre -20ºC y 40ºC. Los 15w40 corresponden a aceite mineral y sirven para vehículos diésel y es recomendado para no más de 5,000 kilómetros. Para vehículos con mayor desgaste se recomienda el aceite mineral formulado 20w50.

Monogrados

En la categoría de los aceites monogrados, distinguidos en español por la Sociedad de Ingenieros del Automóvil, se especifica que son aceites de una sola viscosidad de trabajo, es decir, el SAE 40 y SAE 50. El rango de temperatura parte en una escala más alta: en frío comienzan desde los 10ºC y 20ºC hacia arriba, respectivamente. Este aceite es utilizado en muchas ocasiones como aceite de relleno.

Todos estos aceites están probados por el Instituto Americano del Petróleo, distinguidos por las siglas API, que se encuentra en el frontis o en el reverso del envase. También vas a  encontrar una letra “S”, que indicará que el aceite es para motores a gasolina, y una letra “C”, para motores diésel. Los motores han ido evolucionando con el tiempo, así como los lubricantes; la norma API SM entró en vigencia en el año 2004 y la API CJ en 2006. Estas vienen especificadas de acuerdo con la tecnología actual de nuestros motores.

Elección

Para elegir de buena forma, se deben tener en cuenta el grado SAE (Sociedad de Ingenieros Automotrices) que se relaciona con la viscosidad del producto y el nivel de calidad API (Instituto Americano del Petróleo) de aceite, que tiene que ver con las características del lubricante. En términos generales debe responder a las recomendaciones que realiza el fabricante de cada vehículo. Con base en esta información se debe determinar dentro de las opciones disponibles en el mercado, la que resulta más óptima para el funcionamiento del motor. En este sentido, se deben tener en cuenta factores como la edad, estado, uso que se le da al vehículo y tipo de motor del automóvil.

Por último, como recomendación, dedicale tiempo a tu vehículo y no descuidés el aceite. Fijate bien en el nivel del aceite de acuerdo con la marca señalada en la varilla cuando realicés un cambio. Asegurate que la tapa del aceite esté bien apretada y no tenga pérdidas. Si seguís estas indicaciones, vas a poder conducir más tranquilo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus