•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En 1985, Tifani Roberts estudiaba  ingeniería industrial en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Pero también empezó a trabajar traduciendo al inglés noticias para una agencia.En ese período de guerra, Roberts conoció a varios corresponsales extranjeros que reportaban noticias sobre Nicaragua y finalmente se enamoró del periodismo. “Lo que me acuerdo es que me aburrí de cálculo uno, dos, tres, cuatro, tanto que perdí la cuenta”, comenta.

Tanto que se trasladó a Estados Unidos para estudiar producción de radio, televisión y cine en la Universidad de Temple. En 1996, volvió a Nicaragua y se dedicó a elaborar reportajes para cadenas internacionales como CNN en Español, CNN International y Univisión.

Diez años después empezó a trabajar para la revista noticiosa “Aquí y Ahora”, donde ha elaborado entrevistas con personajes de Estados Unidos y Latinoamérica. Ha ganado dos premios Emmy por reportajes sobre “El Chapo” Guzmán y  la masacre de Iguala en México.

Roberts participa hoy en la charla “Periodismo por una  cultura de paz” organizada por Comunica tus Ideas en el Centro Cultural Nicaragüense Norteamericano a las 9:30 de la mañana. También compartirá con estudiantes de la Costa Caribe. 

 ¿Qué expectativas tenés de la charla que tendrás con jóvenes estudiantes de periodismo del país?

Pues más bien yo vengo a ponerme a la orden con estos muchachos para ver si de alguna manera yo puedo inspirar o motivar a alguien. Comunica tus ideas tiene esta plataforma maravillosa para tener contacto directo con estos jóvenes que son el futuro del periodismo en Nicaragua.

Empezaste a ejercer el periodismo en tiempos de guerra. ¿Cómo fue esa experiencia?

Fue única, porque andar con extranjeros me permitió ver el conflicto desde un punto de vista lejano, salirme de mi realidad y verlo con otros ojos. Ese es un ejercicio que hoy en día aplico a cualquier cobertura, porque de esa forma se me da la facilidad de ver todas las historias desde todos los puntos de vista. Te quitas de la ecuación y te volvés observador.

¿Cuáles son tus reportajes favoritos?

Me interesan más los perfiles de personas interesantes, que han tenido experiencias maravillosas. La última entrevista que se me quedó grabada es la de Miguel Carrasquilla, un joven de 34 años que vive en Puerto Rico y que tiene un tumor en el cerebro. A él le han dado como siete meses de vida y está peleando por su derecho a practicar la eutanasia. Entrevistar a una persona que tiene la muerte enfrente y entenderlo, teniendo yo mis propias creencias, se queda con uno. De hecho, de vez en cuando lo llamo para ver cómo está y a veces no puede ni hablar. Cuando se muera, seguramente voy a llorar y es una persona que conocí por cuatro horas. 

Has vivido catástrofes también de cerca. ¿Qué tanto te han cambiado cubrir ese tipo de situaciones?

El huracán Mitch fue muy particular para mí porque yo estaba embarazada, entonces me costó mucho cubrirlo porque yo no me quería meter mucho donde me pusiera en riesgo. Me ponía a llorar mucho, a veces es difícil darle cobertura a algo así. Independientemente que soy de Nicaragua, cualquier desastre es impactante. 

Si te tocara elegir tres de los trabajos que te han marcado más, ¿cuáles serían?

Mirá, ya me fregaste. No sé. Son diferentes, no podría escoger tres, cada una tiene una cosa buena.

¿Y la cobertura más difícil? 

Uh. Últimamente tengo que decir que son las coberturas en Honduras. Es difícil cuando hacés tu trabajo y debés andarte cuidando. Yo tengo un trato con Dios, él me cuida si no me porto dunda, si yo me porto dunda, no lo hará, así que sé que debo ser inteligente y él me va a cuidar. Lo que pasa es que hay personas muy ambiciosas y quieren conseguir las historias que nadie tiene y para eso incluso corren peligros. A mí no me interesa la exclusiva que me va a poner a mí en la situación de que me van a pegar un tiro. 

 ¿Te ha pasado que hay algún evento en Nicaragua y en ese momento te hubiera gustado estar aquí?

Cada vez que hay un evento trascendental en Nicaragua  yo quiero estar ahí. Siempre ando buscando historias en Internet con la excusa de viajar. Las elecciones siempre me gusta estar, porque son sucesos importantes para mi país. Pero también en Centroamérica, hace poco hubo un deslave en Guatemala y yo quería ir. Es verdad que Guatemala no es Nicaragua, pero cuando estás desde tan largo, Centroamérica yo lo considero como mi patio. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus