•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las tres sesiones de trabajo que sostendrán hoy los asistentes del G7 tratarán la mejora de los mecanismos regionales y globales de seguridad financiera, las agendas para un desarrollo más sostenible, o la necesidad urgente de combatir el fraude fiscal y el lavado de dinero a raíz de la filtración de los "Papeles de Panamá".

En la primera jornada de esta cita de dos días, los ministros y gobernadores de los bancos centrales de las siete economías más desarrolladas,tocaron solo uno de los cuatro epígrafes en su agenda: los riesgos y posibles recetas para la revitalización de la economía global en un momento marcado por la ralentización de los emergentes.

En este sentido, los participantes refrendaron un mensaje que ya se ha escuchado con anterioridad este año: la importancia de que el mercado de divisas esté libre de fluctuaciones bruscas y de evitar las devaluaciones competitivas.

“El exceso de movimiento (en el Forex) es negativo y mantener la estabilidad de las divisas es extremadamente importante", insistió en rueda de prensa el ministro de Finanzas nipón, Taro Aso.

El hecho de que el mensaje fuera el que ya se pronunció en las reuniones del G20 de febrero y abril en Shanghai y Washington evidenció las diferencias y la falta de acuerdo que afloran entre Estados Unidos y Japón en este tema.

  • La lucha contra la evasión fiscal copará la cumbre de Finanzas del G7, en Sendai. En la cumbre se encuentran los máximos responsables del FMI, la OCDE o el Banco Mundial.

Tokio defiende que la reciente apreciación del yen frente al dólar -con que se ha encarecido un 10 por ciento en lo que va de año- responde a movimientos "bruscos" y "unilaterales" en el mercado de divisas y que una mayor apreciación de su moneda justificaría una intervención en el mismo para abaratarla.

Washington, en cambio, no considera inquietante el tipo de cambio actual y considera que una operación nipona de compraventa podría suponer un intento de depreciar "artificialmente" su moneda para hacer sus exportaciones más competitivas.

El secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, ha mantenido en el foro su mensaje de que las economías que, como Japón, dependen en exceso de la demanda exterior y el estímulo monetario deben tratar de impulsar sus mercados domésticos y acelerar los cambios normativos para crear nuevos marcos que les permitan crecer.

El G7 y los representantes de la Unión Europea (EU), el Eurogrupo o el FMI, que también participan en la cita, destacaron igualmente la necesidad de acometer reformas estructurales en diversos frentes para potenciar la recuperación económica global.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, resaltó la importancia de la movilización de capitales para estimular la economía y recordó que el Plan de Inversiones para Europa "ya está en marcha".

“Ya hay activados 15,000 millones de euros y ya se han cerrado proyectos valorados en 80.000 millones en 25 países de la UE, lo que subraya que no está destinado solo para los países más industrializados", apuntó.

Se evitó a su vez lanzar un mensaje favorable a los estímulos fiscales coordinados para reforzar el crecimiento, algo por lo que parecía abogar Japón, ya que la mayoría de concurrentes parece considerar que el panorama no es tan grave como para obviar la necesidad de lograr una mayor consolidación fiscal a nivel global.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus