•   Japón  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los dirigentes del G7 definieron ayer el crecimiento económico mundial como “prioridad urgente”, aunque no ocultaron sus divergencias sobre la mejor receta para reactivarlo, y advirtieron sobre los riesgos de una salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE)

Al cierre de una cumbre de dos días en la ciudad nipona de Ise-Shima, los líderes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Canadá y Japón estimaron que el crecimiento mundial seguía siendo “moderado” y que persistía el “riesgo de un crecimiento débil”.

En este contexto, apuntaron, una salida del Reino Unido de la Unión Europa tras el referéndum del 23 de junio supondría un “grave riesgo para el crecimiento mundial”. Un Brexit “invertiría la tendencia favorable del desarrollo del comercio y de la inversión mundial, así como del empleo”, advirtieron.

Te interesa: Obama pide en Hiroshima que la tragedia atómica no se olvide

Sin embargo, los siete países más industrializados del mundo no se pusieron de acuerdo sobre la mejor receta para reactivar la economía ni sobre los esfuerzos que se espera de cada uno.

MUESTRA DE UNIDAD

En su declaración final, los dirigentes del G7 “reiteraron su compromiso a utilizar todos los instrumentos de política económica-monetaria, presupuestaria y estructural-individual y colectivamente”.

Sobre las reformas de fondo de sus sociedades y economías, los siete países se acordaron “continuar las reformas estructurales para reforzar el crecimiento, la productividad y el potencial de producción y dar ejemplo respondiendo a los desafíos estructurales”. Un punto en el que Alemania insiste desde hace años.

Por otra parte, los mandatarios de los países del G7 expresaron su preocupación ante la agravación de las tensiones marítimas en los mares de China meridional y oriental. El texto no cita ningún país en particular, pero la alusión a China resulta evidente.

Las tensiones se agravaron los últimos tiempos en el mar de China meridional, reivindicado en su práctica totalidad por Pekín, que ha construido allí unas islas artificiales, para enfado de países como Vietnam y Filipinas.

China, que en la víspera había instado que la cumbre no se metiera “en temas que no le competen”, no debería tardar en reaccionar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus