Noel Ramírez Sánchez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Recientemente terminé de leer la sexta edición de “Valuation”, publicada por Mckinsey & Company, que es una de las mejores obras que se han publicado sobre el tema de las “finanzas corporativas”, es decir, sobre el tema de cómo crear valor en una empresa y cómo medirlo, ya que como usted sabe, el precio y el valor no son la misma cosa.  He leído las seis ediciones y en cada una he aprendido algo nuevo.  Por lo tanto, se la recomiendo, como le recomiendo nuestro último libro “Reflexiones para la alta dirección empresarial”, que será presentado en unas 4 semanas en Hispamer, en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra y donde el moderador será nuestro apreciado amigo don Douglas Carcache,  subdirector de El Nuevo Diario.  Espero que nos acompañen.

Cuando escuchamos hablar sobre “finanzas corporativas”, nos ocurre lo mismo que cuando escuchamos hablar de “Derecho Corporativo”.  Creemos que es algo tan complicado que solo está al alcance de unos pocos privilegiados y nada es más alejado de la realidad.  Lo que sí es cierto es que muchos inversionistas, directores y gerentes generales no conocen los principios fundamentales que rigen la creación del valor en las empresas ni la forma como medirlo.

El principio fundamental para crear valor en la empresa consiste en que el flujo de beneficios disponibles para los inversionistas genere un rendimiento sobre su inversión superior al costo del capital invertido.  

Como ya sabemos, ese flujo (free cashflow) se obtiene sumándole a las utilidades contables netas los cargos por depreciación y amortización y restándole los nuevos requerimientos de inversión de capital.  Luego al dividir estos flujos por la inversión realizada, obtenemos el rendimiento sobre la misma.  Y como también sabemos, el costo del capital invertido lo obtenemos del rendimiento exigido por el inversionista por su inversión.  

En realidad, esta es la pieza fundamental de las “finanzas corporativas”; todo lo demás, como el crecimiento, la reinversión de utilidades y la política de dividendos, los niveles de endeudamiento o “palanqueo”, o la emisión o recompra de acciones, o las fusiones y adquisiciones, es letra menuda.  

Sin embargo, esa letra menuda siempre tiene un elemento multiplicador que puede hacer que una buena situación se vuelva mejor, o que una mala se vuelva peor.

Por ejemplo, si el rendimiento sobre la inversión es mayor que el costo del capital invertido, vale la pena crecer, ya que mientras más se crece,  más valor se crea; sin embargo, en caso contrario el crecimiento no tiene sentido y mientras más se crece más valor se destruye.  

Por lo tanto, el crecimiento por el crecimiento no tiene sentido.  Yo sé que en este momento usted se estará diciendo: “Parece que este doctor Ramírez nunca ha oído hablar de las “economías de escala”, es decir, que mientras más se produce más se reduce el costo por unidad producida.  ¿Será que de verdad que posee un doctorado en economía? ¡No será que es como muchos que se dicen doctores y no lo son?”.

La pregunta es legítima y la respuesta es muy sencilla.  Las economías de escala sí existen; sin embargo, no se aplican universalmente a todo tipo de empresas o industrias.  Y como decía “Cantinflas”, “ahí está el detalle”.  Y por ese detalle, muchas empresas han ido a la quiebra, creyendo que el simple crecimiento solucionará un problema de rentabilidad.

En consecuencia, las implicaciones gerenciales de este principio fundamental de las “finanzas corporativas”, son las siguientes:

Primera, si el rendimiento de la inversión es menor que el costo del capital invertido y el problema es estructural, hay que cerrar el “cacharro”, lo más rápidamente posible.

Segunda, si la rentabilidad de la inversión es baja pero mayor que el costo del capital invertido, concéntrese en mejorar esa rentabilidad antes de priorizar el crecimiento.

Tercera, si la rentabilidad es elevada, debe priorizar el crecimiento “inteligentemente”.

Lo mantendré informado sobre la presentación del libro y no se olvide de la maestría del Ibesi y la CCSN.  nramirezs50@hotmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus