•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde su juventud  los hermanos rivenses Celimon,  Julio y Máximo Mongalo han apostado a los negocios,  y  su espíritu emprendedor los hizo incursionar exitosamente en el mundo del  lujo a través de una tienda de joyas. A esta actividad, han sumado una empresa constructora.

Celimon, de 50 años y el mayor de los Mongalo, fue el primero en incursionar en el mundo de la joyería. A él se sumaron  sus hermanos Máximo, de 44, y Julio, de 48, y juntos crearon en 1989  la joyería La Moderna, que con el tiempo creció debido a dos nuevas tiendas. 

“Incursionamos en el mundo de la  joyería a finales de la década de los  80  y en ese entonces   el oro se compraba  a C$10 por gramo. En la actualidad la misma cantidad se adquiere en C$450, pero sigue siendo un negocio rentable y lo bueno es que como todo  negocio siempre hay un nicho de mercado por descubrir”, explicó Celimon.

Los Mongalo reconocen que las prendas de fantasía y oro laminado han venido a disminuir las ventas de prendas de oro en un 40%,  pero aseguran que en el descenso de las ventas también influyen los altos precios que ha alcanzado el metal dorado. 

Sus prendas de oro  engalanan a   reconocidos personajes y atletas rivenses, como Juan Cabrera y Adolfo Álvarez, a quienes se les premió con un anillo de oro al momento de ingresar al Salón de la Fama del Deporte  rivense.

También se encargaron de elaborar los anillos de los  campeones de la Liga Nacional de Beisbol Profesional, Gigantes de Rivas. Además aseguran tener a los mejores y más exigentes  clientes de la ciudad.

“Por iniciativa de mi papá Celimon Mongalo Guadamuz (q.e.p.d.), inicié a aprender este oficio a los 17 años y la ventaja que tuve es que llegué  al mejor taller de joyería que existía en Rivas en esa época, y mis hermanos Máximo y Julio siguieron mis pasos cuando tenían 15 y 20 años, respectivamente, y así llegamos a trabajar por cuenta propia hasta crear la pequeña empresa”, explicó Celimon.

El negocio inició en la sala de la casa de sus padres, ubicada en el barrio El Palenque, y luego se  trasladó al corazón de Rivas  en donde también realizan trabajos diamantados, decoración de prendas  y plasman nombres y placas en  el interior de los anillos. Asimismo, brindan servicios a otras joyerías, asegura Celimon.

Generadores de empleos

En el establecimiento de la pequeña empresa, los Mongalo aseguran que invirtieron   US$10,000 y  con su iniciativa han logrado generar 12 empleos. 

“Las fechas con mayor demanda son las previas a las promociones de sexto grado, quinto año, graduaciones universitarias, mes de la madre, el 14 de febrero y en Semana Santa, cuando recibimos a clientes costarricenses que llevan detalles a sus familiares, sea de oro y plata, que ahora es un metal con más demanda”, reveló el mayor de  los Mongalo.

Tras establecer en este negocio, los Mongalo ahora también buscan nuevos horizontes con la creación de una empresa constructora que ya participa en licitaciones públicas y obras privadas.

Según Julio, la empresa constructora la fundaron  hace 4 años para seguir los pasos de su progenitor, quien se desempeñaba como maestro de obra.  “Aprovechamos que Máximo y  yo estuvimos relacionados con el tema de la construcción y es algo que también nos gusta, para colaborar con el desarrollo de Rivas”, concluyó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus