•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Roberto Incer Barquero es recordado como el mejor presidente del Banco Central que ha tenido Nicaragua; como un mentor que en los años 70 impulsó la profesionalización de decenas de jóvenes; como un funcionario que aportó a la cultura, el arte, la educación y la ciencia; y como un hombre extraordinario, inteligente, que no cayó en la rutina, y se ganó un puesto privilegiado en la historia de Nicaragua.

Incer Barquero dirigió el Banco Central de Nicaragua entre 1969 y 1979, se graduó en Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) y después cursó estudios de economía en Estados Unidos.

Algunos de sus amigos y discípulos lo recuerdan así:

Noel Ramírez

“Nunca le tuvo temor al talento”

“Su mayor legado fue, desde el Banco Central, haber educado a toda una generación, sin distingos de colores políticos y basándose únicamente en la excelencia académica. Nunca le tuvo temor al talento, sino que más bien lo atrajo y lo promovió, y esa es una de las cualidades de los hombres que llegan a ser grandes líderes”.

Ernesto Fernández Holmann

“Sus frutos han sido abundantes”

“Tuvo una trayectoria destacada como economista en el BCN. Logró una gran estabilidad y crecimiento económico durante el tiempo que estuvo como presidente. Fortaleció al Banco Central y entrenó a una gran cantidad de muchachos en el área de la economía agropecuaria; sus frutos han sido abundantes y de gran cantidad. La participación de Nicaragua en el mercado centroamericano aumentó considerablemente. Dejó un legado que todos admiramos”.

Mario J. Flores

“Era demasiado inteligente como para caer en la rutina”

“Su legado más importante es la estabilidad macroeconómica, la prosperidad en Nicaragua durante los años de su gestión en el Banco Central y la formación de un grupo de profesionales que por su calidad profesional e integridad trascendió las fronteras de Nicaragua y brindó apoyo a los gobiernos subsecuentes de Nicaragua, independiente de los signos ideológicos. Destacó principalmente porque conservaba tres aspectos fundamentales: demasiado inteligente como para caer en la rutina, demasiado ambicioso como para caer en la mediocridad y demasiado orgulloso como para caer en el servilismo”.

Ramiro Ortiz Mayorga

“Honradez y gran capacidad intelectual y creativa”

“Mi gran admiración por mi amigo Roberto Incer es por su gran honradez personal y su gran capacidad intelectual y creativa. Dentro de toda su excelencia, lo que considero como su mayor cualidad fue su reconocimiento por la capacidad humana como base para el desarrollo económico e institucional, siendo su mayor legado la formación académica y el desarrollo humano que propició a través del programa de becarios del Banco Central, creando una base intelectual cuyo impacto llega hasta nosotros 40 años después”.

Álvaro Porta Bermúdez

“Fortaleció a muchos profesionales”

“Fue un gran presidente del Banco Central de Nicaragua, expandió la penetración del banco a diversos niveles de la vida diaria, de la vida folclórica, rebalsó el ámbito de solución a otros aspectos que no están contemplados en la acción del Banco Central. Consolidó la formación de profesionales becados por el Banco Central, fortaleció a muchos profesionales, de jóvenes nicaragüenses que llegaron contribuir a la vida de Nicaragua”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus