•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unas 58 mujeres de las comunidades rurales La Carreta y La Danta, en el municipio de Somotillo, Chinandega, trabajan en iniciativas económicas que les permiten acceder a recursos propios, a través de plantas procesadoras de productos lácteos, cárnicos y horneados, que contaron con una inversión total de US$41,837.  

La maquinaria para carnes tuvo un costo de US$14,773; US$14,664 la de horneados; y US$12,400 la de productos lácteos. Mujeres Solidarias de La Carreta, conformada por 13 mujeres, es una de las cooperativas agroindustriales beneficiadas con el proyecto de los lácteos.

  • La maquinaria para carnes tuvo un costo de US$14,773, la de hornados US$ 14,664 y la de productos lácteos US$12,400.

“Este es un sueño hecho realidad. Yo empecé llevando estos productos hechos de forma artesanal a la universidad, en Somotillo, ahí la gente me compraba y entonces vi que era un buen negocio y había demanda”, manifestó la presidenta de la cooperativa, Cony Carrasco, de 23 años.

La cooperativa agroindustrial Fidelina Artola, también ubicada en La Carreta, procesa productos a base de carne de cerdo. Las 20 integrantes de esta cooperativa se dedican al destace, elaboración de nacatamales, chicharrones y moronga, productos que son comercializados en el mercado de Somotillo.

Con las plantas, las mujeres esperan lograr independencia económica.

“Actualmente estamos gestionando un tramo en el nuevo mercado para tener una venta fija y destazar todos los días”, señaló Hilda Carrasco García, vicepresidenta de dicha cooperativa.
Con la planta procesadora de carne proyectan producir al año unas 20,000 unidades de nacatamales, 4,000 libras de chorizo criollo y parrillero, y 8,000 libras de cortes de carne.

Mientras que con la planta  de lácteos esperan producir 168,000 litros de leche, 42,000 libras de cuajada, 72,000 libras de crema y 41,000 libras de queso, según estimaron las mujeres asociadas.

Independencia

La emprendedora agregó que una de las cosas que más les gusta es poder disponer de su propio dinero. “No depender de otra persona para comprar lo que necesitamos, y saber que podemos tener dinero para la educación de nuestros hijos y para nuestra salud como mujeres”, dijo.  

La tercera iniciativa fue inaugurada en la comunidad La Danta, donde las 25 cooperadas están iniciando el procesamiento de maíz para elaboración de productos como rosquillas, cosa de horno, empanadas, pinol  y pinolillo.

La presidenta de Mujeres Solidarias expresó que esto es solo el inicio. “Nosotras soñamos en grande, ahorita vamos a empezar con poco, pero en unos años yo veo esta cooperativa procesando grandes cantidades de leche y vendiendo productos con calidad en el país y en el extranjero, porque yo sí sueño con exportar estos productos”, enfatizó.

Apoyo

El apoyo para la instalación de las plantas fue posible gracias al proyecto Empoderamiento económico de mujeres organizadas en tres cooperativas de Somotillo, el cual es ejecutado por el Centro para la Promoción, la Investigación y el Desarrollo Rural (Cipres), con el apoyo de Oxfam. 

Gloria Cardenal, directora de Cipres, ratificó el compromiso de ambas organizaciones por apoyar a las mujeres en su desarrollo económico.

“Tienen muchos retos como mujeres, además de sacar adelante las plantas, les queda el reto de seguir trabajando con la Alcaldía y avanzar en las relaciones cotidianas para que en su vida familiar también las vean como unas mujeres empoderadas y vivan cada vez mejor”, concluyó  la directora de Cipres.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus