•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unos US$107 millones se pierden cada año en la agricultura de Nicaragua por la falta de una adecuada administración de riesgos ante la errática distribución de las precipitaciones y la disminución de los rendimientos agrícolas.

El dato lo reveló un estudio del Banco Mundial, pero quien lo dio a conocer ayer fue Felipe Argüello, gerente general de la Bolsa Agroindustrial (Bolsagro) de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), durante el III Congreso Nacional Agropecuario, enfocado en el tema de la innovación y la productividad.

De esos recursos que se pierden, el 77% proviene de los cultivos de granos básicos, especificó Argüello.

Además, explicó que los US$107 millones equivalen al 6.1% del Producto Interno Bruto (PIB) agrícola del país.

“Lo interesante es que cuando uno hace número de esto esa cantidad de dinero sería suficiente para establecer sistemas de riego en toda el área que se siembra frijoles en el subciclo de primera”, enfatizó el gerente general de Bolsagro.

Argüello explicó que ese estudio lo hizo el Banco Mundial y comprende “desde principio de los años noventa hasta estos años”.

Según Argüello, en 17 de los últimos 43 años ha habido fenómeno El Niño y en 9 años de ese mismo periodo se han declarado emergencias en el país por huracanes o tormentas, que han causado pérdidas en la infraestructura del país, desplazamiento de personas y en el sector agropecuario. “Si sumamos estas cifras, significa que en seis de cada 10 años hubo un fenómeno climático fuera de nuestro control, que puso en riesgo la actividad agropecuaria”, afirmó Argüello.

Ser más productivo

Esas pérdidas se podrían combatir con innovación y productividad, dijo Argüello, explicando que la productividad es una consecuencia de medidas adoptadas en la agricultura, como aplicación de tecnologías, uso adecuado de insumos, buenas prácticas agrícolas, entre otras.

Argüello sugirió cambiar la forma tradicional de hacer agricultura en el país, para ser más productivo, rentable y sostenible con respecto al medioambiente. Asimismo, refirió que “una de las formas de hacerlo es por medio de la innovación tecnológica”.

Sobre ese tema, declaró que el congreso pretende dar a conocer todas las tecnologías posibles y las experiencias de las personas que las han utilizado. “Hay diversidad en tecnologías, desde el tema de cosecha de agua, riego, fertilización del suelo, variedades de semillas, entre otras”, explicó Argüello.

Desafío

Por su parte, José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), expuso ayer que el sector primario de la economía tiene un peso muy importante en el país y que la innovación y la productividad son un gran desafío en ese sector.

Con base en la Encuesta de Empresas Sostenibles 2015, que realizó el Cosep y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Aguerri indicó que hay una base de pequeñas y medianas empresas en el sector agropecuario poco competitivas, con procesos manuales; bajos niveles tecnológicos; escasa inversión en investigación y desarrollo; insuficiencia en la oferta de programas educativos y actualización de los programas profesionales; falta de recursos; reducida actividad de los investigadores dedicados a la docencia y débiles relaciones entre las universidades y las empresas, para intercambiar, mejorar y crear conocimiento científico y tecnológico.

El líder del Cosep apuntó que si bien es cierto ha habido avances en la productividad de algunos cultivos, como la caña de azúcar y el arroz, en los sectores donde está la mayor cantidad de productores (frijol, café y maíz) aún está vigente el desafío de la productividad.

El café en Nicaragua tiene un rendimiento promedio de aproximadamente 12 quintales por manzana; el frijol, de 10 quintales y el maíz, de 17 quintales.

Aguerri aseveró que Nicaragua también necesita invertir más en innovación y desarrollo, pues “uno de los últimos datos con que contamos muestra que en investigación y desarrollo en el año 2010 representaba apenas el 0.05% del PIB” del país.

Afortunadamente, agregó el líder del sector empresarial, se está empezando a ver un cambio en la estructura de producción del país, ya que el 50% de las empresas del sector agropecuario encuestadas ha empezado a usar nuevas tecnologías.

Para Aguerri, Nicaragua no cambiará que el 50% de sus empresas estén en el sector primario, por lo que tiene que seguir trabajando en mejorar su productividad. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus