•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se identifican con el nombre en náhuatl de Chinandega: “Chinantlan”.

Son 28 personas, principalmente mujeres, las que conforman en la actualidad la Cooperativa Agroindustrial Chinantlan, las cuales han apostado por la fabricación de vinos de flor de Jamaica, coyolitos, néctares, entre otros productos que ya se venden en los supermercados del país.

Juana Núñez, tesorera de esa cooperativa, contó a El Nuevo Diario cómo surgió esa organización, cómo se ha desarrollado y cuáles son sus objetivos.

¿Cómo surgió la idea de hacer vino?

Esta idea surgió hace aproximadamente 15 años. Un grupo de personas se unieron y fundaron una asociación, de la cual surgió la idea de sembrar flor de Jamaica.

Luego vino el proceso de industrializar la producción y comenzamos a fabricar vino de Jamaica.

Después seguimos con vino de coyolitos y de mango. También hacemos jugos de Jamaica y de frutas, específicamente de papaya y piña.

Además, hacemos concentrados y Jamaica deshidratada. Es decir, tenemos una variedad de productos. 

¿Dónde está ubicada la empresa y cuál es su mercado?

Estamos en Chinandega. Nuestro producto, lo que es vino, ya está en todo el país, por medio de los (supermercados) PALÍ, Maxi PALÍ y La Unión.

¿Cómo hicieron para que estos supermercados los tomaran en cuenta como proveedores?

Tuvimos que mejorar mucho. Mejorar en la calidad del producto y en la etiqueta, es decir, en la presentación del producto. 

¿Cómo era antes?

Teníamos una etiqueta, pero no tenía una buena presentación. 

  • 60 por ciento de las socias de esa cooperativa son mujeres.

¿Han obtenido financiamiento de la banca?

Sí. El Banco Produzcamos nos ha facilitado financiamiento para mejorar la planta y todo lo que es la presentación del producto.

¿Ha sido un gran reto captar consumidores de vino en Nicaragua y competir con otros vinos internacionales?

La verdad es que en Nicaragua no hay mucha cultura del vino. Estamos tratando de incentivar esa cultura del vino en los nicaragüenses. Eso, creemos, es lo más difícil. En el caso de otros países, sí tienen esa cultura, y sí creemos que podemos entrar a competir. 

  • 13  empleos permanentes genera la planta de procesamiento de esa cooperativa.

Y respecto a la competencia (con los vinos internacionales), sí es difícil, tal vez no imposible, pero sí difícil competir con los extranjeros.

¿Piensan exportar su producto?

Sí queremos exportar, pero hay muchos requisitos que no hemos podido cumplir todavía para salir.

Estamos luchando por mejorar la planta procesadora, para poder llenar los requisitos, todo lo relacionado con la salud y la inocuidad tiene que estar legal para poder salir de Nicaragua. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus