•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, urgió ayer al Gobierno de Nicaragua buscar una solución al “impasse” comercial, relacionado a certificaciones de productos de exportación, causado por la expulsión del país de tres funcionarios de Estados Unidos, la semana pasada.

“Hoy enfrentamos un impasse que tenemos que solucionar de manera muy rápida. No solo tenemos los procesos de certificación de sectores como textiles y café detenidos, sino que también atrasa las negociaciones necesarias y vitales en sectores como el maní, tabaco y carne”, señaló.

Aguerri expresó que el sector empresarial, al conocer la decisión del Gobierno de Nicaragua de expulsar a los funcionarios estadounidenses, se preocupó debido a que hay “una afectación directa” con el principal socio comercial del país, que capta el 52 por ciento de las exportaciones nicaragüenses.

Cambio de reglas  

El dirigente de los empresarios explicó que la medida respondió a un “cambio de regla”, por el Gobierno de Nicaragua, de un proceso que se realizaba desde hace 15 años.

Por tanto, abogó por que se aseguren mecanismos que no detengan los procesos de certificación.

“Hubo un cambio de reglas. Es una decisión que tomó el Gobierno, tiene el derecho de hacerlo, el fondo es que el Gobierno decidió (un cambio) de un proceso que se venía haciendo desde hace 15 años y con el que no ha existido ningún tipo de problema en estas certificaciones”, subrayó Aguerri.

El presidente del Cosep valoró que la medida gubernamental no debe convertirse en un nuevo obstáculo y “si es esa la decisión, tenemos que asegurar que el mecanismo que se establezca no detenga los procesos de certificación; ahora, si establecen un mecanismo que va a tomar un mes para que den la aprobación de alguien que venga al país, eso nos va a perjudicar seriamente”.

Manifestó que la expulsión de los funcionarios se dio en medio de un proceso de citas que la empresa privada tenía planificadas con ellos. “Que las decisiones políticas no afecten el ámbito comercial, eso es lo que estamos planteando”, enfatizó Aguerri.

A pesar del inconveniente comercial con Estados Unidos, el sector de zona franca mantiene un crecimiento positivo para este año, porque, según Aguerri, el hecho de no contar con las certificaciones no significa que se deje de exportar sino que estas pasarán por “procesos muchos más largos y más costosos”.

“Lo mismo (pasaría) si llegara a darse el caso de que nuestras empresas no son certificadas y nos quitan el tema de origen, como pudiera suceder, y se podría pagar, inclusive, aranceles.

Estamos haciendo el esfuerzo para que (los gobiernos) eviten que llegue a suceder”, aseveró el presidente del Cosep.

El dirigente empresarial dijo que han hecho gestiones “ante las autoridades de ambos gobiernos para buscar una pronta solución" al problema, que a su criterio debe ser tratado de forma "urgente" porque 52% de las exportaciones nicaragüenses van a Estados Unidos.

Negociación

La embajadora estadounidense en Managua, Laura F. Dogu, aseguró ayer que “la salida de los oficiales de Estados Unidos puede tener un impacto, porque vinieron al país para dar certificaciones a empresas nicaragüenses que están exportando sus productos a Estados Unidos, y sin las certificaciones las empresas no pueden mandar sus cosas a Estados Unidos fácilmente”.

Dogu agregó que “no podemos seguir con este proceso, vamos a tener un impacto aquí en Nicaragua, por parte de la embajada no queremos ver eso, pero necesitamos estar seguros que nuestros empleados pueden entrar a Nicaragua sin problemas en el futuro”.

Dos de los funcionarios norteamericanos expulsados el 14 de junio pasado pertenecían a un programa denominado "Customs and Trade Partnership Against Terrorism", que ayuda a agilizar la certificación de las exportaciones a Estados Unidos.

El Gobierno de Nicaragua informó entonces que esos funcionarios realizaban tareas de seguridad y certificación de aduanas y tránsito de mercaderías a Estados Unidos, sin coordinación con las autoridades nicaragüenses.

José Adán Aguerri recordó que Estados Unidos no solo es el principal socio comercial de Nicaragua, sino el inversor más relevante y el origen de la mayor parte de las remesas familiares que llegan a Nicaragua. "Nuestra vinculación económica con Estados Unidos es equivalente al 35% de nuestro Producto Interno Bruto, que el año pasado fue de 12,692 millones de dólares", explicó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus