•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) presenta hoy su estudio “Compensación por Servicios Ecosistémicos en Nicaragua. Criterios claves para un diseño exitoso de Pagos por Servicios Ecosistémicos: Las Iniciativas en Nicaragua”.

Roman Leupolz-Rist, economista principal en Economía ambiental de Funides, dice que los pagos por servicios ecosistémicos en Nicaragua se han hecho a pequeña escala, pero destacó que se han llevado a cabo por lo menos 16 iniciativas de ese tipo, lo que podría ser un modelo socioeconómico muy importante para el futuro.

¿En qué consisten los pagos por servicios ecosistémicos?

El estudio se enfoca en la parte del diseño de un instrumento que se llama pagos por servicios ecosistémicos.

Los servicios ecosistémicos son digamos los servicios que brindan los ecosistemas y generan beneficios a la población. Por ejemplo, el ciclo del agua genera contribuciones al bienestar de los humanos. Muchas veces esas contribuciones no son compensadas y lo que nosotros pretendemos al crear un pago por servicio ecosistémico es conectar a una persona que se beneficia de este servicio ecosistémico con una persona que lo está proveyendo.

El ejemplo típico es una cuenca de un río, donde en la parte alta del río sucede la recarga hídrica y, obviamente, en dependencia del estado en que está el ecosistema puede incrementar o reducir esa recarga hídrica. También por el tema de las escorrentías y de la erosión.

Entonces, si la persona que está en la parte baja de la cuenca (del río) quiere incentivar a la persona que está en la parte alta a que realice la protección (del ecosistema), debe de hacerlo a través de un mecanismo que puede ser material o puede ser monetario.

Otro ejemplo, ya de la de la industria, puede ser el caso de la Compañía Cervecera de Nicaragua.

Ellos han calculado lo que es su huella hídrica.

Uno estima cuál es mi consumo de agua y lo busca cómo compensar.

La Cervecería sabe que la recarga hídrica sucede en la Cuenca Sur, en todo el sector de El Crucero hasta la Carretera a Masaya, en Ticuantepe. Ahí en las montañitas  están pagándole a propietarios de tierra para que ellos conserven áreas forestales y de esta manera aseguren que los pozos de la cervecería, en un futuro, todavía tengan agua.

Otro ejemplo que te puedo dar, en esta misma línea también, es el caso de prevenir la erosión. La compañía de electricidad ENEL quiere evitar que el lago de Apanás se esté llenando de sedimentos, para que pueda seguir funcionando la hidroeléctrica. ¿Cómo hacés eso? Al establecer ecosistemas y conservar ecosistemas que retengan esos sedimentos. Pero, para que la gente lo haga se tiene que incentivar y se hace generalmente a través de un pago.

¿Qué dicen los desarrolladores de proyectos de pago por servicios ambientales?

Lo que hicimos nosotros fue preguntarles a los desarrolladores de estas iniciativas, que son 16 las que hay en el país (nueve han finalizado, cinco están activas y dos están en la fase de preparación), cuáles son las recomendaciones de ellos para el marco legal.

Hay como tres pilares dentro de esas recomendaciones que ellos hacen. Primero, hacen un llamado a que los diferentes elementos que se proponen las leyes en verdad se implementen. 

Ahí se menciona por ejemplo, que el Fondo Nacional del Agua está inoperativo.

Segundo, se genera el debate de decidirse si se va a seguir con un enfoque general o más bien con un enfoque sectorial en cuanto a estas leyes. ¿Debería de haber una ley específica de pagos por servicios ambientales o de pago por servicios ecosistémicos o siempre esto estará dentro de las leyes forestales, de agua, etcétera? Esa es una pregunta que se hacen.

Y el último pilar es el tema de que hay algunos que dicen que estos mecanismos deberían ser voluntarios y otros que  opinan que sean mecanismos vinculantes, aunque son la minoría.

¿Qué tipo de proyectos se han hecho en el país?

Una aclaración, cuando hablamos de nueve iniciativas que han finalizado no quiere decir que sea algo negativo. Puede ser que se establece un sistema de esta naturaleza para un tiempo determinado. Puede ser que el mecanismo haya cumplido con su función o puede ser que cambian los objetivos de las personas o instituciones que las estaban desarrollando, que tuvieron dificultades en el financiamiento, pero lo interesante es que esas iniciativas tempranas, en su mayoría estaban enfocadas en el tema del agua.

Es decir, en aprovisionamiento de agua para comunidades más abajo.

Había una que estaba enfocada en diversidad genética o biodiversidad, que fue un esquema que se desarrolló en Reserva Indio Maíz, en Río San Juan, de la Fundación del Río con una ONG que se llama Nepenthes, entre los años 2006 y 2009.

Había uno enfocado en el tema de secuestro de carbono y diversidad genética.

En las iniciativas que existen en la actualidad, cinco, de nuevo la gran mayoría están enfocadas en el aprovisionamiento del agua y solamente una está enfocada en secuestro de carbono, que es un proyecto ubicado en San Juan de Limay (Estelí) y Somoto (Madriz), de Aprodein y Taking Root, y ha recibido apoyo de ICCO Cooperation. Ellos establecen plantaciones forestales, con especies nativas y transan bonos de carbonos en el mercado voluntario, con empresas europeas que quieran compensar su huella de carbono.

¿Y las que están en preparación?

Hay una en el Lago Apanás, que es la que le comenté de ENEL, enfocada en la reducción de la sedimentación. Esta iniciativa podría iniciar a operar a mediados del 2017.

Y la otra, enfocada en la reducción de sedimentación, en la desembocadura de San Juan del Sur, que es una iniciativa desarrollada por el programa Proatas (GIZ) y la participación de la empresa privada y el de turismo. Esta otra iniciativa podría iniciar a operar a mediados del 2016.

¿Qué tipos de incentivos se dan a los proveedores de servicios ecosistémicos?

Cada iniciativa tiene su propio esquema. Lo básico es que estas, a diferencia de otras  intentan conectar a la gente que se beneficia de esta conservación o restauración ambiental (comunidades, empresas o instituciones) para que asuman el financiamiento, como es el caso de la Compañía Cervecera, el caso de ENEL o el caso de Casur, que son dos empresas que han decidido financiar este tipo de esquema y eso los hace sostenibles a largo plazo.

Por confidencialidad de esas iniciativas, no presentamos en el estudio, “esta iniciativa está aportando tanto, esta otra tanto”. Eso no lo estamos haciendo.

Pero yo creo que lo importante de estas iniciativas es cuando alcanzan a realmente generar un cambio, cuando la gente percibe que los incentivos los motiva a cambiar de una práctica insostenible a un sistema más sostenible. Creo que si esas iniciativas logran eso es que están invirtiendo lo suficiente. Eso se ve en el tiempo.

¿Cuándo usted habla de los beneficios a largo plazo, a qué se refiere específicamente?

Por ejemplo, se clasifican estos servicios ecosistémicos en diferentes categorías, y hay una que se llama servicios culturales, donde el ecoturismo es uno de ellos.

O sea, cuando mantenemos un ecosistema en estado natural, tenemos la belleza escénica del ecosistema y obviamente hay toda una industria (desde el traslado de turista hasta el alojamiento de turistas) que se beneficia de tener este ecosistema para tal fin.

Entonces, cuando nosotros decimos servicios ecosistémicos, primero la gente se asusta. Dicen: “ah, qué es eso”. Definitivamente el ecoturismo es un servicio ecosistémico importante.

Yo pienso que las iniciativas que hemos analizado son a pequeña escala, en su mayoría locales, que están conectándose con el mercado voluntario, a lo mejor y realmente puede ser a futuro, sobre todo para la empresa privada, un modelo muy interesante.

¿Alguna recomendación en el estudio de parte de Funides?

Para Funides, entre los criterios que ha desarrollado la OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo) para los pagos por servicios ecosistémicos, se debería agregar el tema de la reducción de la pobreza en el diseño de los pagos por servicios ecosistémicos.

Les hemos preguntado a las iniciativas en mención que si este ha sido un tema importante para ellos y entre las iniciativas activas todavía más de la mitad incluyó el tema desde el diseño. Y de las que están en preparación, todas lo hacen. Entonces vemos que ese tipo de iniciativas (servicio ecosistémicos), pueden ayudar a aliviar la pobreza si es que son bien diseñadas y si se toma en cuenta desde el diseño.

Por ejemplo, en la priorización de las áreas se debería de tomar más en cuenta el tema de análisis de costos de oportunidad.

Nosotros hemos visto que la mayoría de iniciativas de partes público-privada lo tienen (tema de la pobreza) como tema transversal a toda la acción. Otras ideas están elaborando mecanismos específicos,por ejemplo, se premia a las fincas más pequeñas. Para beneficiar a los pobres, los montos de pagos por hectáreas por año en fincas pequeñas son 20% más altos que en fincas grandes. Eso quiere decir que los dos están generando el mismo beneficio, pero el uno por ser pequeño recibe un poco más y el grande, lógicamente, al tener una gran extensión, recibe un gran monto.

Otra forma es ayudarlo con algo material, para incentivar a los más pobres.

¿Quién es?

Roman Leupolz-Rist
Economista.

Leupolz-Rist, de origen alemán, es el economista principal en Economía ambiental de Funides.
Ha trabajado en Costa Rica y Ecuador en el tema de pagos por servicios ecosistémicos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus