•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los líderes de la Unión Europea (UE) inician esta semana una frenética carrera para acelerar el divorcio con el Reino Unido y evitar que la crisis generada por el referendo británico cree un efecto dominó.

Hoy, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, recibirá en Berlín a su homólogo italiano Matteo Renzi, al presidente francés François Hollande y al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Según varias fuentes, se estaría preparando una iniciativa franco-alemana para relanzar el proyecto europeo.

“Es responsabilidad de Francia y de Alemania tomar la iniciativa, ya que mostramos que a partir de la desgracia, el horror y la guerra fuimos capaces de construir una amistad fuerte”, dijo ayer Hollande.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que se encontraba el domingo en Roma, iría a Bruselas y estaría hoy en Londres.

Washington mostró su decepción después de que los electores del Reino Unido, su principal aliado en Europa, votaran a favor de la salida de la UE.

“Preferimos como socio una Unión Europea unida y fuerte”, aseveró Kerry en rueda de prensa en Roma.

Mañana, el primer ministro David Cameron deberá explicar en Bruselas, en una cumbre que se anuncia glacial, la situación de Gran Bretaña y enfrentar la presión de los otros 27 mandatarios del bloque para iniciar cuanto antes el proceso de ruptura.

Merkel pidió el viernes “analizar la situación con calma y moderación”, en un gesto conciliador con Londres. Pero la dimisión de Cameron y su anuncio de dejar capear el divorcio a su sucesor, que estaría en el 10 Downing Street recién en octubre, provocó llamados de todas partes a iniciar la ruptura cuanto antes.

Prioridad

La prioridad es acelerar la separación y estabilizar el bloque, afectado por la crisis migratoria y por la frágil reactivación, en momentos en que los partidos euroescépticos, ya muy presentes, ven el referendo británico como una oportunidad para ganar más terreno.

“Decimos aquí, juntos, que este proceso tiene que empezar cuanto antes”, afirmó el sábado en Berlín el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, en una reunión de los seis países fundadores de las comunidades europeas en los años 50 (Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo), antecesoras de la UE.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, pidió iniciar ya el martes el proceso del “brexit”.

“Esta actitud de duda, simplemente para seguir el juego táctico de los conservadores británicos, nos perjudica a todos”, declaró en una entrevista publicada por el diario alemán Bild.

“Por ello contamos con el gobierno británico para cumplir sus promesas desde ahora y la cumbre del martes será un buen momento”, subrayó.

Artículo 50

El Parlamento Europeo celebrará el martes una sesión extraordinaria en Bruselas, en la que tiene previsto adoptar una resolución que invite a Cameron a invocar cuanto antes el artículo 50 del tratado de la UE, que rige el proceso de salida de un país miembro.

Pero Cameron no debería invocar el artículo 50 esta semana, afirmó ayer un alto funcionario europeo. “Esperamos que Cameron presente el resultado del referendo y la situación en el Reino Unido (...), no esperamos que active el artículo 50 en esta etapa”, agregó.

Activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que hasta ahora nunca fue utilizado, abrirá un plazo de dos años para que la UE y Londres negocien las condiciones de ruptura.

El Reino Unido y la UE deberán negociar al mismo tiempo las modalidades de sus relaciones futuras, que incluirán acuerdos comerciales.

“No será un divorcio amigable”, adelantó el viernes el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Habrá que esperar al miércoles para tener una idea concreta de lo que sería una Unión Europea reducida a 27 miembros, dado que ese día los mandatarios se reunirán de manera informal sin Cameron.

El miércoles, “los 27 jefes de Estado y de gobierno se reunirán de manera informal para discutir las implicaciones prácticas del brexit”, escribió Tusk en la carta de invitación para la cumbre.

“Primero que nada discutiremos el llamado proceso de divorcio descrito en el artículo 50 del tratado. En segundo lugar, iniciaremos una discusión sobre el futuro de la Unión Europea con 27 Estados miembros”, precisó.

Bancos centrales

Los líderes de los bancos centrales de la Unión Europea, Estados Unidos e Inglaterra, entre otros países, se reúnen esta semana en Portugal con motivo de un foro económico que tendrá el “brexit” y sus consecuencias como telón de fondo.

La iniciativa, organizada por el Banco Central Europeo (BCE), lleva por título “El futuro de la arquitectura monetaria y financiera internacional” y tendrá lugar entre los días 27 y 29 en el municipio luso de Sintra, localizado a 30 kilómetros de Lisboa.

La victoria del “sí” en el referendo del pasado jueves sobre la salida del Reino Unido del proyecto europeo y sus consecuencias marcarán esta cita, pese a que no se encuentra en la lista de asuntos a debatir por los conferenciantes.

El presidente del BCE, Mario Draghi, aseguró antes del referendo que el organismo que dirige “está preparado para todas las eventualidades”, y desde Fráncfort se insiste en que el BCE está abierto a “proporcionar liquidez adicional, en caso necesario, en euros y en moneda extranjera”, además de recalcar que “el sistema bancario de la zona del euro es resistente en términos de capital y liquidez”.

Decimos aquí, juntos, que este proceso tiene que empezar cuanto antes”. Frank-Walter Steinmeier, ministro de Exteriores alemán.

El programa oficial de este foro incluye las intervenciones de Draghi y de la presidenta de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Janet Yellen.

También hablarán el gobernador del Banco Central de Inglaterra, Mark Carney; la de Alemania, Claudia M. Buch, y el de Chile, Rodrigo Vergara.

Entre los ponentes figuran, igualmente, profesores universitarios de prestigio y diferentes cargos directivos del BCE.

Países emergentes

La decisión británica de irse de la Unión Europea (UE) creó también incertidumbres en los países emergentes, donde provocó derrumbes bursátiles y fuertes devaluaciones.

La onda expansiva del 'brexit' se sintió primero en los países con relaciones más directas con Londres, pero luego se extendió a países emergentes como India, donde las acciones del constructor de automóviles Tata Motors, propietario de Jaguar Land Rover, perdieron un 12%.

Las economías emergentes todavía se están recuperando de la subida de tipos de interés de la Fed a finales del año pasado, una decisión que provocó una fuga de capitales hacia mercados que, además de más seguros, se volvían más rentables.

El aumento de tipos del banco central estadounidense también complicó las posibilidades de esos países de financiarse en los mercados para enfrentar el desplome de las materias primas, provocado por la desaceleración de la economía china.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus