•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Recientemente finalizó con buen suceso el primer ciclo productivo en la actividad camaronera, que apuesta a que se establezca un buen invierno, para garantizar la próxima cosecha.

No han sido los mejores años para quienes cultivan camarón en Chinandega. Este sector ha mitigado los impactos del cambio climático que dejaron escenarios conservadores en la producción esperada, como en los otros rubros de los que depende la economía de este departamento.

El 95 por ciento de la producción camaronera del país, estimada en más de 25 millones de libras de camarón, están instaladas en el Estero Real, que abarca principalmente a los municipios de El Viejo y Puerto Morazán, en Chinandega.

Alberto Obregón, Gerente corporativo de buenas prácticas acuícolas y el ambiente, de la empresa SeaJoy, asegura que el 70 por ciento de las 12 mil hectáreas sembradas, están siendo cultivadas por siete empresas que exportan el producto al mercado europeo y un 30 por ciento la trabajan pequeñas cooperativas o grupos familiares que venden al mercado local y a países del área centroamericana.

“Nuestra concesión es de dos mil hectáreas: 900 en producción, 400 en proceso de ampliación y 500 reservadas para la conservación de manglares, una zona de grandes poblaciones de especies, entre ellas las aves locales y migratorias”, dijo Obregón.  Para las dos nuevas ampliaciones se espera obtener los respectivos permisos, ya que, una vez que sean revisados los estudios de impacto ambiental, se procederá a invertir y desarrollar una camaronicultura responsable y sostenible.

SeaJoy, es una de esas siete empresas que producen camarón. Recién finalizada la cosecha tuvieron un producción de 4.5 millones de libras de camarón, que pasó por una serie de dificultades como serían el cambio climático y las enfermedades.

Clima

El sector productivo, generador de divisa líquida para el país, considera que un buen invierno, vendría a aliviar la tensión de la próxima cosecha, pues la ausencia de lluvias o el exceso, son perjudiciales. 

“El tema del invierno no es predecible. Esperamos que sea un buen invierno, porque en cualquiera de los dos extremos, afecta la salinidad en el cultivo”, explicó el funcionario que resumió que se han desarrollado tecnologías que buenas prácticas, bioseguridad, evitar altas mortalidad, que todas juntas vengan a impactar en la sobrevivencia del camarón, en los estanques.

La camaronicultura en la región está sufriendo muchos problemas. El cambio climático afecta por la escases de lluvia o sobreabundancia de las mismas, puesto que los cambios en la temperatura de las aguas, el subibaja en el clima, provoca mortalidad, igual que las enfermedades que aparecen y afecta a las granjas camaroneras.

“Una de ellas es la vibriosis, que es como la gripe en los humanos, que está afectando actualmente al rubro e impacta en la producción”, dijo Obregón que recalca que, la empresa ha invertido en la instalación de laboratorios modernos, cuyo personal  está pendiente del proceso, analizan las aguas, constantemente, para determinar rápidamente qué enfermedad aparece”, afirmó.

  • 95 por ciento de la producción camaronera nacional está en el Estero Real.

Se sabe que la vibriosis, son enfermedades causadas por agentes biológicos que afecta a la industria de la acuicultura en todo el mundo, pero en el caso de Nicaragua, estos microorganismos, están causando pérdidas serias en el cultivo de camarón, debido a los efectos devastadores que tienen sobre las granjas afectadas.

Medio ambiente

SeaJoy tiene como política una producción amigable con el medio ambiente. Fue por ello que se patrocinó un estudio con un consultor externo, acerca de la biodiversidad de flora y fauna, las dos mil hectáreas que componen la empresa.

“Es una zona de buena masa forestal. En cierto periodo anidan a la par de las áreas que se cultivan.  Son las mejor conservadas de la zona y la actividad no los ha relegado a otros sitios”, explicó.

La empresa lleva nueve años de sembrar 550 mil propágulos de mangle rojo en ese periodo y en septiembre del 2016 planifican reforestar con 60 mil plantas más.

Calculan que en temas sociales se han invertido US$80,000.00, entre construcción de aulas de clases, reparaciones de escuelas, apoyo a la comunidad y proyectos ambientales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus