•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Recién graduado de la universidad, el joven Eduardo Báez se encontró “frente a dos caminos: emprender mi propio viaje (o negocio) o ser un empleado más”.

La decisión que tomó fue ser un nuevo emprendedor y creó la marca Elotes Locos.

La empresa ofrece varios productos.

Un elote loco, que usted probablemente ya ha degustado en Estelí o Managua, se hace a base de un elote dulce que el mismo Báez se encarga de producir. Es una variedad de maíz procedente de Taiwán.

Eduardo Báez.Ese producto es cuidadosamente empacado en una planta ubicada en Estelí y llevado a los puntos de venta, donde se combina con margarina, mayonesa, chile y queso. ¡Y a degustarlo se ha dicho!

También ofrece elotes asados con limón; maíz desgranado en vasos descartables, con mayonesa, queso y chile; atol y güirilas, siempre de maíz dulce.

“Cuando yo introduje el elote dulce, hice un estudio de mercado para ver qué cantidad de ese producto compran los supermercados, pero me di cuenta de que no es mucho, porque no hay cultura de consumo. El producto es rico, pero no estaba al alcance de todos los nicaragüenses”, contó el emprendedor.

Aquí la idea ha sido ofrecer el producto con una mezcla de sabores. Los clientes también pueden experimentar, es decir, si quieren ponerle un queso parmesano, que se lo pongan; o quesillo a su güirila, que se lo pongan”, expresó Báez. 

Nuevas sucursales

Elotes Locos tiene entre sus metas abrir seis sucursales este año.

Actualmente, los elotes locos se pueden degustar en el parque central de Estelí, en el Puerto Salvador Allende, en Linda Vista y en Carretera Masaya (en Managua), pero la empresa pretende establecerse también en Masaya y Granada.

“Yo tengo varios proyectos, pero en el que más me enfoco es en este (elotes locos), porque tengo como meta posicionarlo en todo el país”, subrayó Báez.

Elotes Locos también le suministra sus productos a algunas empresas del país, para ser degustados en sus eventos. 

Ya tengo dos ingenieros industriales trabajando conmigo, para hacer mejor este proyecto”, afirmó Báez. 

Ese negocio está generando unos 50 empleos. Seis de esas personas trabajan en la fábrica de Estelí, 10 en el campo, en la producción de maíz, y el resto en los puestos de venta, en Estelí y Managua.

El secreto

“Si todos estamos pensando lo mismo, nadie está pensando”. Esa es una frase que motiva a Báez. “Para mí ha sido importante creer en este pensamiento y mantenerlo”, sostuvo.

Además, agregó que para fundar su propio negocio puso en práctica una combinación de conocimientos adquiridos en la universidad, como mercadeo, contabilidad, estadísticas, entre otras.

Por ejemplo, el emprendedor se dio a la tarea de investigar más sobre el producto. En eso descubrió que hay una serie de recetas de elotes locos, pero nadie lo había registrado como marca.

Él sí lo hizo

Otro de sus secretos como emprendedor es “estar haciendo siempre cosas distintas”.

“También me caigo, pero me caigo y sé que tengo que recoger la toalla, secarme el sudor, levantarme y seguir adelante”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus