•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cierre de las fronteras de Honduras y Costa Rica a los productos lácteos nicaragüenses, más las trabas de El Salvador, se debe a que Nicaragua está produciendo la leche más competitiva de Centroamérica, consideró el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios (Upanic), Michael Healy.

“Nos hemos vuelto competitivos en el sector lácteo y eso está creando miedo en la región, porque somos el país que más leche produce, somos altamente competitivos y además producimos el litro más barato”, dijo Healy.

Honduras mantiene cerrada la frontera a los productos lácteos de Nicaragua desde diciembre pasado, y Costa Rica hizo lo propio desde mayo, mientras que El Salvador ha dispuesto inspecciones que hacen engorrosas las exportaciones de los productos a ese país, según los productores locales.

Las pérdidas por la decisión de Honduras han sido calculadas en, al menos, 30 millones de dólares, mientras que Costa Rica ha hecho perder al menos medio millón de dólares, por su parte El Salvador provoca gastos extras de entre 1,000 y 1,500 dólares a los productores nicaragüenses por cada camión que recibe inspección extra, de acuerdo con Upanic.

Según Healy, las trabas relacionadas con la inocuidad de los productos nicaragüenses no tienen sentido, ya que “nosotros exportamos a países más exigentes”, sin precisar. El presidente de Upanic también recordó que el establecimiento de la lechera mexicana Lala, con una inversión de 50 millones de dólares en la construcción de una planta en 2015, demuestra que Nicaragua está produciendo leche de alta calidad.

Healy es partícipe de que Nicaragua actúe de forma recíproca con sus vecinos, cerrando las fronteras. Con una producción aproximada de 4 millones de litros de leche por año, Nicaragua es uno de los mayores exportadores de este producto en Centroamérica.

Recelo

“Los países están haciendo un resguardo inadecuado de su producción primaria. Tienen cierto recelo con el potencial que puede tener Nicaragua”, valoró el director ejecutivo de Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), Óscar López.

La Cámara representa a 140,000 lecheros y 36 empresas procesadoras y comercializadoras de lácteos nacionales y extranjeras que operan en Nicaragua, el segundo productor de leche de la región después de Costa Rica.

Nicaragua produjo en 2015 1,533 millones de litros de leche, de los cuales exportó 28% por un valor de 203 millones de dólares. López dijo que Honduras impuso “un cierre bastante agresivo desde noviembre del 2015” a la leche nicaragüense sin “justificación técnica”, que no se ha podido resolver en las tres reuniones celebradas este año.

El conflicto con Costa Rica fue abordado el viernes último en una reunión que representantes de ambos países celebraron en Managua y en la que analizaron  el cierre muturo de fronteras a productos lácteos para intentar una solución a la situación.

Guatemala, a su vez, estableció este año nuevas reglas fitosanitarias a los lácteos nicaragüenses, manifestó López. Estas trabas “frenan el desarrollo de la región”, advirtió López. Los principales mercados de los lácteos nicaragüenses en 2015 fueron Centroamérica, Venezuela y Estados Unidos.

Tanto Costa Rica y Nicaragua sostendrán otro encuentro bilateral, que se va a celebrar a puertas cerradas, el martes 12 y miércoles 13 de julio, y en el que se realizará una reunión técnica en Costa Rica entre las autoridades sanitarias de ambos países y van a participar representantes de ambos Gobiernos, así como de las empresas de ambos países que se han visto afectadas con el cierre de fronteras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus