•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, afirmó que su Gobierno pretende privatizar dos aeropuertos, ubicados en Sao Paulo y Río de Janeiro y que acogen la mayor cantidad de vuelos nacionales, con el objetivo de reducir el déficit Fiscal del país, informó ayer la prensa.

“Entraron en agenda (de privatizaciones) los aeropuertos de Congonhas (Sao Paulo) y Santos Dumont (Río de Janeiro), lo que debe dar una buena suma. No es una confirmación, pero se piensa en esos dos aeropuertos. Todo eso va a ir sumando para el déficit”, que se ha propuesto el Gobierno, declaró Temer al diario paulista Folha.

Durante la gestión de la presidenta suspendida, Dilma Rousseff, Brasil privatizó los aeropuertos internacionales de Brasilia, Natal, Cofins (que opera para Belo Horizonte), el Galeão (Río de Janeiro) y los paulistas de Cumbica (Guarulhos) y Viracopos (Campinas).

Licitaciones 

Para este año estaba previsto abrir licitaciones para la privatización de los aeropuertos de Porto Alegre, capital de Río Grande do Sul, y Florianópolis, de Santa Catarina, ambos en el sur del país.

De igual forma, en esa lista se incluyen las terminales de Salvador (Bahía) y Fortaleza (Ceará), los dos en la región Nordeste.

Las terminales aéreas de Congonhas y Santos Dumont, que no operan vuelos internacionales, comparten la ruta de mayor movimiento de pasajeros aéreos del país, conocida como “puente Río-Sao Paulo-Río”.

“Hoy no creo que haya resistencia del equipo económico, ni tampoco de mi parte” a la iniciativa, completó Temer, quien asumió el poder el 12 de mayo, mientras Rousseff responde durante 180 días a un juicio político en el Senado por sus supuestas maniobras de maquillaje de las cuentas públicas de su gestión en 2014 y 2015.

Lista

Para Temer pueden existir otras privatizaciones y por eso “se está haciendo una lista con lo que es privatizable. Los correos los veo complicados porque tienen muchas pérdidas y lo de (la petrolera estatal) Petrobras tampoco, porque tiene una simbología muy grande”.

El titular de la cartera económica indicó que para llegar a esa cifra será necesaria una serie de recortes de gastos y aumentar la recaudación con venta de activos, privatizaciones, concesiones y más tributos, aunque no dio detalles de los mismos.

La meta de déficit primario fue discutida este mismo jueves por Temer con todos sus ministros del equipo económico, encabezados por Meirelles, quien señaló que la previsión de crecimiento para el próximo año será del 1.2%.

La economía de Brasil se contrajo el año pasado un 3.8% y los pronósticos del mercado esperan un retroceso similar este año, lo que confirman la recesión económica por la que el país pasa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus