•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las plantaciones de cacao de los famosos “Chocolates Menier” en Nicaragua, en el siglo XIX, hablan de la calidad, a través de la historia, del cacao nicaragüense, el cual fue incluido en 2015 en la lista de los países productores de cacao fino o de aroma de la Organización Internacional del Cacao (ICCO, siglas en inglés).

El valle de Menier era en el siglo XIX una gran extensión de terreno sembrada con cacao, localizada en Nandaime, al oeste del camino real que conducía de la villa de Diriamba al valle de Nicaragua (Rivas). Era propiedad del millonario francés Emilio Menier, quien exportaba este cacao a París donde se fabricaban las tabletas de chocolate más famosas del mundo”, contó el historiador Eddy Kühl, en la revista “Temas Nicaragüenses”, de octubre de 2010.

La famosa chocolatera francesa, fundada en la localidad de Noisel (en París) por Jean Menier, padre de Emilio, estuvo en manos de esa familia por más de 150 años.

Kühl recoge en su artículo que “para el año 1867 Emilio Menier era famoso por sus plantaciones de cacao en Nicaragua”.

“Menier viajó por el mundo buscando recursos para controlar la cadena del cacao. Desde Nicaragua hasta Nueva York, la empresa familiar se convirtió en emporio multinacional. En la Feria Mundial de 1878 en París la compañía ganó siete medallas de oro y el Grand Prize por la excelencia de sus productos”, contó el historiador.

Según Kühl, en 1853, el viajero norteamericano William V. Wells, de visita en el país, había dicho que Nicaragua era capaz de producir por sí sola el cacao suficiente para suplir a Norteamérica.

National Geographic

En junio de 2014, la edición francesa de la revista National Geographic, le dedicó varias páginas al “Valle Menier” en su artículo “Nicaragua, en busca de los últimos granos de cacao”.

“En 1860 el cacao de Nicaragua estaba en todo el mundo. El francés Emile Justin Menier decide ir al corazón de América para cultivar sus propias semillas. Las plantaciones que tuvo estaban ubicadas entre el océano y el lago de Nicaragua. El nombre del chocolatero desapareció, como sus tierras, aunque lentamente se recupera la producción del cacao en el país”, afirma esa publicación.

En 1959 la empresa vendió sus activos a Nestlé de Suiza, según los historiadores.

El sitio web “manfut.org”, sobre aspectos históricos de Nicaragua, abordó en uno de sus artículos el caso del Valle Menier.

En el artículo de Manfut.org se describe al Valle Menier como una “hermosa Hacienda Cacaotera”.

Manfut.org dice que “se presume” que Menier eligió Nandaime para establecer sus plantaciones de cacao por poseer tierras ideales para cacaoteras finas, para un chocolate de calidad. Además, porque se encontraba agua por doquier.

Menier “creía que el cacao nicaragüense era uno de los mejores del mundo y estaba reservado a la corona española por lo que vino para asegurar la producción y calidad. Trajo por eso técnicas de irrigación que se utilizaban en Francia, como un sistema de caños”, explica National Geographic.

Emilio “Menier vino a visitar su propiedad pocas veces, pero tenía administradores franceses que llevaban en el país una vida sofisticada, pues se rozaban con lo más alto de la sociedad granadina”.

Un francés conocido como Jules Gavinet y sus hijos serían por muchas décadas administradores de los cacaotales y procesadora de Menier en Nandaime, de acuerdo con el historiador. Agrega que el último administrador francés del Valle Menier fue Monsieur André Gavinet. 

Carlos José Mann, de la Fábrica de Chocolate Momotombo, dijo a National Geographic que hoy “la mayoría de las plantaciones grandes (de cacao) se encuentran en el norte” del país. Céline Lison, quien escribió ese artículo agrega que en el sur del país, impulsados por las ONG, los “agricultores están volviendo a experimentar con cacao”.

En la actualidad

Alemanes y daneses en la actualidad tienen la mira en Nicaragua para cosechar el cacao que necesitan en sus chocolateras. 

Por ejemplo, Ritter Sport una empresa familiar alemana dijo recientemente al diario alemán Sueddeutsche Zeitung que espera que un tercio de su consumo de cacao, para la fabricación de chocolates, llegue de Nicaragua en la próxima década.

Manfred Günkell, responsable de la empresa en Nicaragua, refirió que actualmente le compran unas 1,200 toneladas de cacao a las cooperativas y que pretenden establecer 1,500 hectáreas de cacao propias en el país.

En tanto, Lars Saquero, gerente general de Ingemann, de Dinamarca, dijo que esa empresa acopia el cacao de más de 2,000 manzanas que producen agricultores de diferentes partes del país.

El Gobierno por su parte habla de una meta de crecimiento del cacao para el 2024 estimando que las plantaciones lleguen a unas 26,000 hectáreas, que la productividad crezca 200% y la producción ascienda a unas 13,351 toneladas métricas por año.

Colaboración: Katherin Chavarría.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus