•   Asunción  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La erradicación de la pobreza en América es clave para el crecimiento del continente, "pero no es suficiente" debido a la gran desigualdad existente, afirmó hoy a Efe la directora de división de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Laís Abramo.

"América Latina es el continente más desigual del mundo y avanzar en la reducción de la pobreza implica reducir los niveles de desigualdad", dijo Abramo en Asunción, donde se celebra la III Reunión de ministros y altas autoridades de Desarrollo, impulsada por la Organización de Estados Americanos (OEA) para la inclusión social.

Abramo añadió que la diferente distribución de la riqueza en el continente americano es un factor esencial para entender la pobreza de la región.

"Si hubiera una mejor distribución del ingreso, eso permitiría una reducción sustantiva de la pobreza, por eso decimos que el objetivo central del desarrollo es la igualdad", puntualizó Abramo.


En este sentido, indicó que una redistribución de la riqueza, con los mismo ingresos actuales, generaría un beneficio en materia de derechos, capacidades, dignidad y autonomía en las poblaciones más vulnerables y desfavorecidas.

Agregó que en América la mayor parte de la riqueza está en manos de una minoría de la población con altos niveles de ingresos y concentración de capitales.

"Uno de los elementos de avanzar en ese sentido es tener una inversión social dirigida a la base de la pirámide social para hacer que haya esa salida de la condición de pobreza y vulnerabilidad, explicó Abramos.

También se refirió a las políticas tributarias "regresivas" de los países americanos, donde la mayoría establece un sistema de impuestos que acaba por repercutir más desfavorablemente en la población menos pudiente.

"Los más pobres pagan, relativamente, más impuestos que los más ricos. Hay una tremenda evasión fiscal y hay muy poco tasación de las grandes fortunas, eso no existe", destacó Abramo.

La representante de Cepal también habló sobre la importancia de orientar las políticas económicas hacia los grupos de población en situación de pobreza extrema como son los afrodescendientes y los indígenas, algo que también recordó hoy el secretario general de la OEA, Luis Almagro, durante la inauguración del evento.

Almagro dijo que ambos grupos suman 200 millones de personas, de las cuales el 90 % está en situación de pobreza o pobreza extrema y no tiene acceso a necesidades mínimas básicas como salud, educación, vivienda digna o agua potable.

Desde Cepal señalaron que dichas comunidades requieren políticas sociales y económicas que incluyan las necesidades y particularidades de esta masa ciudadana, además de las políticas generales del Gobierno.

Es muy necesario que se haga visible la situación, lo que significa estadísticas confiables (...) y por otro lado entender que hay esa brecha y esa deuda histórica de América Latina con esos pueblos", afirmó Abramo.

También dijo que hay "sistemas institucionalizados de discriminación y exclusión que siguen operando en todas las esferas de la vida social", que hacen que la representación de esos grupos en las esferas de pobreza sea muy grande.

Al término de las dos jornadas del foro sobre pobreza y desigualdad que se celebra en Paraguay está previsto que se firmen los "Compromisos para el desarrollo social", un documento que aglutinará las principales conclusiones que se extraigan de los debates.

La reunión Remdes es la tercera edición de este encuentro americano, que se realizó previamente en Chile en 2008 y en Colombia en 2010. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus