•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Costa Rica y Nicaragua llegaron a un acuerdo sobre la resolución de las “no conformidades” encontradas en plantas de productos lácteos, ubicadas en ambos países, pero no se habilitará la exportación de forma inmediata, informó el costarricense Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Juan Carlos Amador, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), confirmó ayer por la tarde que Costa Rica y Nicaragua llegaron a algunos acuerdos, pero dijo que no tenía mayores detalles sobre los mismos.

Tras una reunión de dos días entre los equipos técnicos del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), del MAG y del Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA), de Nicaragua, los países alcanzaron una resolución para en un corto plazo reanudar las exportaciones de productos lácteos.

Según la entidad costarricense, el IPSA anunció que realizará un estudio en la planta de la empresa costarricense Dos Pinos debido a las “no conformidades” encontradas en inspecciones anteriores.

Por su parte, siempre según el MAG de Costa Rica, ese país aceptará la implementación de las medidas correctivas contenidas en un plan de acción propuesto por las autoridades nicaragüenses para el cumplimiento de requerimientos sanitarios, lo que una vez realizado permitirá la habilitación del flujo comercial de la planta en Nicaragua de productos Lala a suelo costarricense.

Entre las medidas que contempla esta propuesta, el IPSA confeccionará una lista de fincas lecheras proveedoras de la empresa Lala, que cumplan los estándares requeridos por Costa Rica en materia de higiene y buenas prácticas pecuarias y se comprometió a enviar trimestralmente al Senasa los resultados de laboratorio.

“Estamos muy satisfechos por los resultados de esta reunión y, a la vez, reiteramos el compromiso de ambas partes para velar por el cumplimento de los acuerdos tomados en beneficio de la salud de los habitantes”, afirmó el director general del Senasa, Bernardo Jaén.

Amador dijo que suponía que los acuerdos a que llegaron ambos países son los que se habían planteado en la primera reunión que sostuvieron en Nicaragua, la semana pasada (8 de julio). Explicó que Nicaragua ya había otorgado el acceso a otros productos costarricenses que fueron bloqueados a raíz del problema, pero se dejaron “otros temas para la reunión que se llevó a cabo el pasado miércoles (en Costa Rica)”.

“Consideramos que es un factor muy positivo, sobre todo porque prevaleció el diálogo. Nicaragua actuó con buena voluntad, dio señales de trabajar en buena fe y se logró un acuerdo muy satisfactorio para las partes”, expresó el director ejecutivo de Cadin.

Origen del problema

Esta conciliación se da luego de que a los productos del Grupo Lala, una de las mayores compañías lecheras de México y que cuenta con una planta procesadora de leche y otros productos en Nicaragua, se les prohibiera la entrada a Costa Rica.

Por su parte, Nicaragua prohibió la entrada a su mercado a los productos de la empresa costarricense de lácteos Dos Pinos, dado que las “plantas no han sido habilitadas”. 

Lala satisfecha

El Grupo Lala respondió ayer a El Nuevo Diario que siempre esperó que el problema se resolviera por medio del diálogo entre los dos países.

“Grupo Lala siempre ha manifestado su apoyo al diálogo entre ambas naciones (Costa Rica y Nicaragua) para contribuir al libre comercio y con ello al desarrollo de sus economías”, expresó la compañía mexicana por correo electrónico. 

“Esta decisión nos satisface porque otorga a ambos mercados la apertura para sus productos y termina con una situación especial que se ha registrado desde inicios de julio”, agregó.

Lala agregó que espera que igualmente prevalezca el diálogo entre Nicaragua y Honduras. 

“Esperamos que los gobiernos de Honduras y El Salvador también revisen las solicitudes pendientes y las resuelvan a la brevedad con base en sus méritos”, comunicó la empresa mexicana. 

En ese mismo sentido se refirió Amador, de Cadin: “Nosotros esperamos que esta misma solución se dé con el Gobierno de Honduras”. 

Se estima por parte de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), que Nicaragua ha dejado de percibir unos US$5 millones mensuales por el bloqueo de las exportaciones de productos lácteos en Honduras y al menos medio millón de dólares por el bloqueo en Costa Rica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus