END
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ser propietario de un caballo es una gran responsabilidad, los caballos son, por naturaleza, animales sociables destinados a pastar en los espacios abiertos con su rebaño. La enciclopedia en línea sobre caballos, Caballopedia, dice que mientras aprenden a adaptarse a la vida del establo, es muy importante ejercitar a estas crías para satisfacer sus necesidades físicas. Un caballo se sentirá aburrido y triste si no tiene la compañía habitual de los seres humanos y otros caballos.

Si bien no hay ningún requisito en cuanto a la superficie exacta que se necesita para los caballos, en general se considera que una hectárea de pasto por caballo es suficiente, siempre debe examinarse dicha área para evitar posibles peligros como la existencia de basura dentro del pasto, agujeros en la cerca, entre otros.

El sitio dice además que se debe chequear semanalmente que en la zona no hayan plantas venenosas como el tejo, belladona, hierba cana, dedalera, botones de oro, hojas de roble y bellotas, helechos, laurel, aligustre, el azafrán prado, ricino, hierba loca, cola de caballo, cardo estrella y el sorgo.

El pasto debe estar cercado, para evitar que su caballo se escape o se lesione. Para esto se puede usar alambre liso que quede bien asegurado a fuertes postes de madera, nunca se recomienda emplear alambres de púas.

Su caballo también requiere de un refugio para protegerse del viento, la lluvia y el sol, por lo que Caballopedia aconseja que una arboleda natural proporcionaría buena sombra para protegerse del viento y la lluvia, sin embargo, un cobertizo de tres lados funcionaría mejor. Asegúrese de que este sea lo suficientemente grande como para permitir que todos los caballos quepan juntos y construya la pared del fondo de modo que los proteja del viento.

Estos animales necesitan un suministro constante de agua fresca y limpia, si va a utilizar un cubo de riego, este se debe llenar por lo menos 2 veces al día y siempre debe tenerlo lleno. Colocar la cubeta en el interior de un neumático, evitará que sea volcado fácilmente. Otra opción sería utilizar un canal de riego, suministrando el agua por un tubo, pero debe comprobarse que durante el invierno las bajas temperaturas no congelen las tuberías y el agua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus